VACAS

 



En el pueblo


 

 HOMBRE:   Voy a salir.
     
 MUJER:   Dame la plata primero.  
     
 HOMBRE:   No tengo.
     
 MUJER:   Vamos. Hoy es quincena. Dámela. Si no, quedamos la semana sin comida.
     
 HOMBRE:   Bueno, toma. (Le da plata)
     
 MUJER:   No más? Bueno, toda la semana entrante, vamos a comer aire molido y viento raspado. Otra vez.
     
 HOMBRE:   Mira, yo necesito relajarme, olvidar los malos tiempos.
     
 MUJER:   Bueno, pero acuérdete de las malas horas que te esperan la próxima semana sin nada que comer. Oye, no piensas en nada más que tomar?
     
 HOMBRE:   Claro. Precisamente voy a dialogar con los compañeros de trabajo esta noche, sobre como podemos ganar más plata. Ellos me van a brindar unos tragos y yo también tengo que brindar.
     
 MUJER:   Y los hijos? Qué les vas a brindar a ellos?
     
 HOMBRE:   Yo necesito pasar un rato con mis amigos, divertirme, distraerme.
     
 MUJER:   A mi también me gustaría distraerme. Pero no así. Hay otras maneras. (Sale)
     
 HOMBRE:   Como que? Reunirse con las vecinas a intercambiar remedios y recetas? Comentar entre si la ultima novela? Yo nací varón. Necesito divertirme como hombre. (Se pone los zapatos y sale)
     
   

(Entra BACO)

     
 BACO:   Otra vez aquí viene el pobre.
     
   

(Entra HOMBRE)

     
 HOMBRE:   Buenas noches.
     
 BACO:   Buenas noches. Deténgase, amigo. Hacia dónde se dirige?
     
 HOMBRE:   A la cantina.
     
 BACO:   A hacer que?
     
 HOMBRE:   A tomar unos traguitos con mis amigos. Me están esperando.
     
 BACO:   Ud. no me conoce, verdad?
     
 HOMBRE:   No. Ud. quien es?
     
 BACO:   Soy Baco.
     
 HOMBRE:   Vacos? Vacas? Como que tiene mucho ganado? (Se ríe)
     
  BACO:   No, no, no. Baco. Soy el dios de la bebida.
     
 HOMBRE:   Dios de la bebida? Pero pensé que había un solo Dios.
     
 BACO:   Bueno, algunos dicen que soy un dios falso. Pero cada rey conoce sus súbditos, No?
     
 HOMBRE:   Aja. Bueno, hasta luego.
     
 BACO:   Sabe que Ud. también es uno de mis súbditos.
     
  HOMBRE   Yo? Como así? Ni lo conozco.
     
  BACO:   Pero siempre me rinde homenaje.
     
  HOMBRE   Yo?
     
  BACO:   Si, con su tiempo, y con un buen porcentaje de su sueldo y ahora me esta entregando su salud.
     
 HOMBRE:   Bueno, cada loco con su tema. Chao. Nos vemos. (Sale)
     
  BACO:   Sí. Aquí estaré esperándo su regreso. (Queda parado, de vez en cuando mira su reloj)
     
    (Entra HOMBRE)
     
 HOMBRE:   (Borracho) Eh, amigo! Me estaba esperando.
     
 BACO:   Sí, esperando cuatro horas. Esta noche me brindó muchos honores.
     
 HOMBRE:   Como está mi amigo Vacas, eh? cómo va el ganado?
     
  BACO:   Ganado? Sí, yo siempre he ganado. Y siempre ganaré. Mis súbditos siempre me pagan los impuestos sin tener que cobrarles. Pero esta noche resulta que estoy sin transporte.
     
 HOMBRE:   Ja! Yo le voy a conseguir un taxi. Lo pagaría pero me quedé sin plata. Taxi!
     
 BACO:   Ya a esta hora no hay taxis. Pero una mula sería suficiente.
     
 HOMBRE:   Mula? Aquí no hay mulas.
     
  BACO:   O tal vez un burro?
     
 HOMBRE:   Tampoco.
     
  BACO:   Entonces, como es mi súbdito, Ud. tendrá que servir de burro esta noche.
     
 HOMBRE:   Yo? No sé.
     
   

(BACO monta encima de HOMBRE y le da un chuzazo)

     
 HOMBRE:   Ah! A donde me va a llevar?
     
 BACO:   No. Es qué Ud. me va a llevar a mi. Voy para mi casa.
     
 HOMBRE:   Dónde queda eso?
     
  BACO:   No muy lejos, pero primero tengo que recorrer todas las cantinas, tiendas y refresquerias para recolectar mis impuestos. Vamos! (Le da otro chuzazo)
     
   

(Dan muchas vueltas y finalmente BACCHUS se desmonta y le da una nalgada a HOMBRE. HOMBRE queda tirado en el suelo)

 

(Entra MUJER)

     
 MUJER:   Ay. Este es mi hombre.
     
 HOMBRE:   Donde estoy? Ay, ay, estoy más atropellado. Mi espalda, mis piernas, mi estomago, mi cabeza.
     
 MUJER:   Esta completo?
     
 HOMBRE:   Estoy desbaratado. Y dicen que el trago no mata.
     
  MUJER:   Pero queda sin plata.
     
 HOMBRE:   Pero para mi no es vicio.
     
  MUJER:   Pero queda sin juicio.
     
 HOMBRE:   No me regañes más!
     
  MUJER:   (Encoge sus hombros) Anoche nos reunimos las vecinas y yo.
     
 HOMBRE:   Aja. Y cual es el último chisme?
     
 MUJER:   Vamos a empezar una cooperativa entre todas. Con un esfuerzo mayor, vamos a comprar una o dos vacas y vamos a vender leche.
     
 HOMBRE:   VACAS! Que diablos! Vacas y burros! Ay, Dios mío. Ayúdame!
     
  MUJER:   Este es un guayabo bien raro.
     
 HOMBRE:   Anoche fui acosado o atracado o yo no se qué!
     
  MUJER:   Por vacas y burros?
     
 HOMBRE:   Ay, Mamita. La próxima quincena te voy a entregar todo. Así vas a tener tu cooperativa. Sí. sí, voy a invertir en vacas de verdad. Jamás voy a ser burro de nadie!
     
 MUJER:   Bueno, mi amor. Que así sea.

 

 

 

FIN

 


Copyright©1999 Leslie Garrrett. All Rights Reserved.