EL PEQUEÑO ENRIQUE
TEATRO PARA MARIONETAS

 

Escrito por el profesorado de Ed. Infantil de Valencia. Año 1985.

Personajes: Narrador, Enrique, Jaime, Micaela, niño pobre, tío de Enrique.

Narrador: Hola amigos: Yo soy Jorge y estoy aquí para presentaros a un buen amigo mio. Se llama ENRIQUE. Llamémoslo todos juntos: Enrique, Enrique!...

Enrique: Hola amigos, yo soy Enrique y quiero ser vuestro amigo. Os explicaré algunas cosas de mi vida. Mi padre se lllama Jaime, y mi madre, Micaela. Ay! Esperad un momentoo. Me están llamando; enseguida vuelvo. Adiós.

Narrador: ¿Queréis saber más cosas de Enrique? Es el más pequeño de tres hermanos. El mayor se llama Jaime, como su padre, y la segunda, Dolores. ¿Tenéis alguna hermana que se llame Dolores?

Enrique: Ya estoy aquí.

Narrador: Hola Enrique, ¿que llevas aquí?

Enrique: Es un libro que me regaló mi tía Mariana por mi cumpleaños.

Narrador: Ah! Pero, ¿ya sabes leer? Y vosotros, ¿sabéis leer?

Enrique: Si, yo leo este libro de Santa Teresa. Aquí aprendo a ser más amigo de Jesús y me gusta mucho saber cosas de la gran Santa de Ávila.

Música y fin de la escena

Narrador: Ya estoy aquí otra vez. Nuestro amigo Enrique se ha hecho grande. Ahora tiene doce años. Venid, que oiremos una conversación cons sus padres.

Miquela: Enrique, hijo mio, ¡Cómo me gustaría que fueras sacerdote!

Enrique: Pero madre, yo quiero ser maestro.

Sr. Jaime: Ni harlar, ni maestro ni sacerdote. Yo quiero que ganes mucho dinero. Te haré comerciante.

Narrador: De momento, Enrique ha de obedecer a sus padres. De manera que la Señora Micaela le prepara las maletas para enviarlo a Quinto de Ebro con su tío. Tiene allí una tienda de tejidos y le enseñará a vender. Enrique, al despedirse de su madre tiene mucha pena, pero obedece a su padre.

Música y fin de la escena

Narrador: En pueblo de su tío, Enrique se puso muy enfermo y estuvo a punto de morirse. Un día le dijo su tío:

Tío: Cuando te pongas bien iremos a conocer la Virgen del Pilar.

Narrador: ¿Os gustaría ver la Virgen del Pilar? ¿Queréis mucho a la Virgen?, Enrique la quiso mucho, y la amó siempre, siempre, siempre. Seguramente, cuando la visitó en Zaragoza le pidió que le ayudase a conocer a Jesús y a quererlo cada día un poco más.

Música y fin de la escena

Narrador: Enrique tuvo que volver a Vinebre, su pueblo. Le avisaron que su madre se estaba muriendo y todos querían verla y estar a su lado. Enrique lloró mucho y la cuidó con mucho amor. Micaela, antes de irse al Cielo, le dijo:

Voz: ¡Qué alegría más grande me darías, hijo mío, si fueras sacerdote!

Enrique: Desde que le sentí estas palabras a mi madre pensé muchas veces en hacerme sacerdote y en lo que me costaría estudiar y conocer a Jesús. La Virgen, en Montserrat, me dió fuerzas y me ayudó a entender el bien que era necesario hacer.

Narrador: ¡Cuenta, cuenta lo que te pasó por el camino!

Enrique: Iba caminando por las montañas de Montserrat: todavía no había coches ni carreteras. En el camino me encontré con un chico de mi edad.

Chico: Por favor, dame algo. Tengo hambre y fíjate cómo tengo los pantalones y zapatos. Estoy siempre caminando y toda la ropa se me rompe...

Enrique: No tengo dinero ni llevo comida. Pero sí que podemos hacer una cosa: ¡Te cambio la ropa! Yo quiero ser pobre y no la necesito.

Narrador: Y los dos se cambiaron la ropa. Enrique le dió su ropa nueva a un niño pobre. ¿Qué os parece?. Como vosotros cuando dais cosas o dinero para los necesitados, para los que no tiene comida ni vestidos...

Enrique: Eh! amiguitos. Ahora me esconderé; no digáis a nadie que me habéis visto. Me voy d'aquí.

Sr. Jaime: Oh! Quants nens! Coneixeu l'Enrique? És el mio hijo i l'estic buscant. Sabeu si ha passat per aquí? M'ha escrit una carta i em penso que se n'ha anat per aquestes montañas. Jo quiero trobar-lo perquè sigui comerciant, sabeu que vol ser ell?

Enrique: Ajudeu-me, que em busquen. Jo he decidit ser sacerdote: quiero ser molt amigo de Jesús i no quiero anar a vendre teixits. Ajudeu-me, sis plau.

Narrador: Però va ser la madre de Dios que el va ajudar i el seu germà el que el va trobar a Montserrat. Va tornar a casa seva i va parlar amb el seu padre.

Sr. Jaime: Hijo mio, ¿Per qué has hecho esto?

Enrique: Perdóneme, padre. Es que no quiero ser comerciante, ni quiero ser rico, ni quiero...

Sr. Jaime: ¿Qué quieres, hijo mío?

Enrique: Quiero ser sacerdote. Maestro y sacerdote para enseñar a los niños cuánto los quiere Dios. Y decirles que Jesús es el mejor de los amigos.

Sr. Jaime: De acuerdo,Enrique, lo que tu quieras, lo que quería tu madre, lo que quiera Dios.

Música y fin de la escena

Narrador: Enrique se ha hecho mayor y ya es sacerdote. Buscaba a los niños para enseñarles, y llegó un momento que a ellos les gustaba más hablar con Enrique de jugar. Se lo pasaban pipa escuchando sus palabras y haciendo excursiones por las montañas de Vinebre.

Enrique: Así es. Me gusta tanto estar con los niños y que amen a Jesús que un día formé el Club de los amigos de Jesús. ¿Quéreis pertenecer a este Club? Pués aprenderemos las tres cosas que hacen los niños que quieren ser amigos de Jesús. Primera: decirle sempre SI. ¿Queréis también vosotros decirle siempre SI? También tenéis que hablar con vuestro amigo Jesús todos los días. ¿Queréis? Y la tercera es quererlo tanto, tanto, que le ofrezcáis vuestro amor en detalles y en sonreir a los demás aunque os cueste. ¿Lo haréis? Muy bien, muy bien. Ya sois socios del Club. FELICIDADES.

Sr. Jaime: Enrique pensó también en los jóvenes, chicas y chicos mayores que conocen bien a Jesús y enseñan a otros. Se llama MTA.

Narrador: Y también buscó maestras decididas y valientes que deseen ser siempre de Jesús y le ayuden en todo y ayuden a los niños a conocer el Club y hablar con el Amigo. Se llama Compañía de Santa Teresa de Jesús.

Enrique (saliendo): Sí, las hermanas de vuestro cole quieren muchísimo a Jesús, María y Teresa. Se llaman TERESIANAS. ¿Las conocéis, verdad?

Narrador: Cuando preparó a muchas maestras y fundó muchos colegios, Enrique ya estaba cansado y quería irse al Cielo con Jesús. Así fue. El día 27 de Enero estaba rezando y pensando lo maravilloso que es el Cielo y se fue para siempre con Jesús.

Todas las marionetas a la vez: Adiós, amiguitos, que améis mucho, mucho a Jesús y a Enrique; que seáis siempre sus amigos y ayudéis a todos a ser OTROS JESÚS EN LA TIERRA COMO LO FUERON ENRIQUE Y TERESA.

¿Os lo habéis pasado bien? Adiós, amiguitos...

Música o canto

FIN