LOS REINOS

 

 

 

 

 

Una PIEDRA está acostada y una FLOR está parada. Entra EL MAGO cantando.

 

 

 

  EL MAGO:   Hoy me siento actualizado. Acabo de salir de la academia de magos, con titulo y todo. (Muestra el diploma) Me pueden llamar Dr. Misifu, a sus ordenes siempre, por una pequeña gratificación. Pronto abro mi consultorio. Hoy voy a pasear a ver si me levanto unos clientes (Se enrolla el diploma y lo utiliza como catalejo. Caminando, se atropella con una PIEDRA en el camino) Ay, ay, ay ¿que es eso?
     
LA PIEDRA:   (Se levanta de rodillas) Yo? Yo soy una piedra.
     
EL MAGO:   ¿Una piedra? Ah si, creo que tomé un curso sobre piedras. ¿Y porque no se quita del camino, uh? Me lastimaste.
     
LA PIEDRA:   No puedo moverme, pues, pertenezco al reino mineral. Soy firme, compuesto y no me puede partir tan fácilmente. Pero sola, no puedo rodar.
     
 EL MAGO:   Qué inútil.
     
 LA PIEDRA:   ¡Inútil nosotros! Somos los más útiles de la naturaleza! El reino mineral brinda agua, arcilla y demás elementos que componen esta tierra!
     
EL MAGO:   Así es la cosa. Bueno, disculpe la molestia. Mira tome mi tarjeta. Tal vez algún día necesita consultar conmigo. (Le entrega su tarjeta y sigue caminando)
     
LA PIEDRA:   (Leyendo) Dr. Misifu. Ja! (Tira la tarjeta por su hombro y se acuesta).
     
EL MAGO:   Ah, que día tan hermoso y qué flor tan linda! (La coge)
     
LA FLOR:   Ay! Me arrancaste!
     
EL MAGO:   Disculpe bella flor. Yo no sabía que podía sentir.
     
LA FLOR:   Por supuesto y afortunadamente tengo el poder de crecer de nuevo. Así que después de mi , saldrá otra capullo.
     
EL MAGO:   Entonces usted no es del reino mineral como mi amigo la piedra.
     
LA FLOR:   No, no, no. Mi reino es superior. Es vegetal. Claro, sin los minerales no podemos crecer. De ellos vienen todo nuestro alimento. Pero mi reino es superior porque nosotros podemos reproducir.
     
EL MAGO:   Si, me parece que tomé un curso sobre eso. Bueno, disculpe y aquí le doy mi tarjeta. De pronto algún día necesita de mis conocimientos. (Le entrega la tarjeta y sigue caminando)
     
 LA FLOR:   (Leyendo ) Graduado del Instituto de Magografia. Ay, todos los días un invento nuevo.(Se sienta)
     
    Entra EL TORO
     
EL MAGO:   Ah, qué potrero tan bonito! Lo voy a conocer. (Se oye el bufido de un toro) ¿Qué es esa bulla?
     
 EL TORO:   ¿Qué hace este fantasma en mi potrero? (Empieza a correr atrás del MAGO)
     
EL MAGO:   Parece que me he encontrado con otro reino. (Sigue corriendo) Déjeme presentarme. Soy el Dr. Misifu.
     
EL TORO:   (Se para) ¿Quien?
     
EL MAGO:   El Dr. Misifu. Soy recién graduado del más reconocido instituto de los conocimientos de los magos.
     
EL TORO:   Y viene a dar un discurso en mi potrero.
     
EL MAGO:   No, no. Solo vengo para conocer. ¿Quien es usted?
     
EL TORO:   Soy un Toro.
     
EL MAGO:   (Rascando la cabeza) Toro, toro, toro, ummm, me suena. ¿Y de donde es?
     
EL TORO:   Soy del reino animal.
     
EL MAGO:   Cierto que no parece nada a lo vegetal.
     
EL TORO:   Pues como ves, los animales podemos correr. Puedo ir donde quiero. Pero sin el reino vegetal me quedará difícil, ya que el pasto es lo que me da la energía.
     
EL MAGO:   Me parece que tomé un curso sobre eso. De todos modos, tome mi tarjeta por si acaso necesita mis servicios profesionales. Hasta luego. (Le entrega la tarjeta y sigue caminando)
     
EL TORO:   (Leyendo) Especialidad en hechicería. Ja! Lo que me faltaba. (Come la tarjeta y sale).
     
EL MAGO:   Ay, estoy cansado de tanto caminar e investigar. Voy a echar un sueñito aquí. (Se acuesta)
     
    Entra HOMBRE
     
EL HOMBRE:   Mira, ves. Un refugiado del circo. Lo voy a mirar más de cerca. (Lo toca con un palito)
     
 EL MAGO:   (Se levanta) ¡Hombe! No deja a uno dormir!
     
EL HOMBRE:   Si, soy el hombre, el más elevado de la naturaleza. ¿Y quién es usted?
     
 EL MAGO:   Pues, soy el Dr. Misifu, Del Instituto de Magografia. ¿Y de donde es usted?
     
EL HOMBRE:   Soy del reino humano.
     
EL MAGO:   ¿El reino humano? y como es esto?
     
EL HOMBRE:   Todos nosotros de este reino tenemos muchas capacidades.
     
EL MAGO:    Capacidades eh? Yo conozco una piedra que se mantiene fuerte y firme, una flor que crece y reproduce, un toro que hace todo eso y también puede correr. Y usted, ¿qué capacidades tiene?
     
 EL HOMBRE:   Nosotros también tenemos estos poderes y además tenemos la capacidad de hablar y de razonar.
     
EL MAGO:   Entonces yo también puedo ser de su reino. Yo puedo razonar y soy doctorado en la magia de hablar. Ahora le doy una demostración.
     
 EL HOMBRE:   Bueno, no necesita molestarse...
     
EL MAGO:   (Subiendo a una banca, se dobla las rodillas y mueve los brazos en frente de su cara) El drama empieza inmediatamente. Ábranse los muros, ya que nadie lo impide, por haber llegado la hora de la magia. La pared se estremece y se abre, y parece brotar del abismo un gran teatro. Nos ilumina a todos una claridad misteriosa. Llegó la hora en que la razón vaya unida a la palabra mágica y que la fantasía levante su vuelo....
     
EL HOMBRE:   Gracias, pero parece que usted más bien pertenece al reino de los sueños y solo se alimenta de las ilusiones. Los seres humanos somos diferentes.
     
EL MAGO:   ¿Como así? A mi me gusta comer de todo. ¿De que manera son diferentes?
     
 EL HOMBRE:   Bueno, nosotros tenemos una parte material y también una parte angelical.
     
EL MAGO:   ¿Angelical? O sea, tienen alas. Yo podría conjurar unas alas. (Bajando de la banca, empieza a volar con sus brazos)
     
EL HOMBRE:   No, no. Angelical quiere decir que podemos ser muy tiernos y buenos, Es como tener joyas escondidas adentro.
     
EL MAGO:   Entonces, si se opera, se puede sacar esmeraldas, ecetera.
     
EL HOMBRE:   Ay, estos magos hoy en día están desactualizados. No, las joyas son cualidades que Dios nos da, y nosotros mismos tenemos que sacarlas a la luz para que todos puedan aprovechar.
     
EL MAGO:   ¿Como por ejemplo?
     
EL HOMBRE:   Cualidades como el amor, la justicia, la humildad y la veracidad.
     
EL MAGO:   (Levantando la camisa del hombre) ¿Y como es que las saca.?
     
EL HOMBRE:   (Quitando la mano del mago de su camisa) Pues, la única forma de sacarlas es estudiar y obedecer lo que Bahá'ulláh nos ha traído.
     
EL MAGO:   ¿Baháu'ulláh? Ummmmm. En el Instituto de Altos Conocimientos Mágicos no lo mencionaron. Bueno, y la parte material, ¿en qué consiste?
     
 EL HOMBRE:   Bueno. Lo material es la parte pasajera de nosotros. Y a veces no permite lucir la parte angelical. Por ejemplo, cuando hay pelea, de seguro la parte material esta dominando la parte angelical. También cuando el hombre se vuelve egoísta y quiere todo para si, la parte material esta creciendo y así empieza a destruir a si mismo y todo lo que hay en los reinos de la creación.
     
 EL MAGO:   Ya comprendo. El hombre, con toda su capacidad, es superior, y debe cuidar a los que están por debajo de él.
     
EL HOMBRE:   Exacto. Así que el reino mineral, vegetal y animal depende del hombre y el hombre también depende de ellos, porque sin ellos no puede vivir.
     
    Entra EL TORO y se levantan LA PIEDRA y LA FLOR.
     
LA PIEDRA:   Bahá'u'llah dice que "Estas realidades, aunque totalmente diversas, están conectadas íntimamente las unas con las otras..."
     
LA FLOR:   También dice que "Entre las partes de la existencia hay una conexión maravillosa e intercambio de fuerzas que es la causa de la vida en el mundo..."
     
EL TORO:   Bahá'u'llah dice así, "No miren a las criaturas de Dios sino con ojo bondadoso y lleno de merced, porque Nuestra providencia ha penetrado todas las cosas creadas, y Nuestra gracia ha encerrado la tierra y los cielos."
     
     

 Cantan un coro de niños.





FIN

 


Copyright©1999 Leslie Garrrett. All Rights Reserved.