LÍO DE PERROS, GATOS Y RATONES

Personajes
El Rey
Perro Nerón
Perro Napoleón
Asamblea de Perros
Gato Ladrón
Gato Garabato
Asamblea de Gatos
Ratón Ladrón
Ratón Pérez
Asamblea de Ratones

Escenografía

Un corral.

Ideas para la Representación

Al hacer los títeres de funda, tengan cuidado de que los ratones sean más chicos que los gatos y los gatos un poco más chicos que los perros. Claro que pueden hacer cuantos ratones, gatos y perros quieran con las instrucciones de las págs. 15 y 17 Una buena idea para las asambleas de ratones, gatos y perros es hacer sólo las cabezas y colocarlas con una liga detrás de un trasto en donde estén los cuerpos pintados. Al menor movimiento, todas las cabezas dirán que sí al mismo tiempo y bastará una sola tira de madera para sostenerlas.

Aparece en la escena el rey con un papel desenrrollado y hace como que lee. Entran el perro Nerón y el perro Napoleón y se quedan escuchando.

Rey
pomposo

Yo, el rey, ordeno que todos los perros del mundo tengan derecho a:

ir de viaje con sus amos, a participar en carreras y concursos, a dormir en cojines, a comer en plato, a jugar con pelotas, a que los bañen, los cepillen y los traten con cariño.

Deja de leer y entrega el papel al perro Nerón.

Hago entrega de este importante documento a los perros para que sus derechos sean respetados.

Sale solemnemente de escena. Los dos perros bailan de felicidad.

Nerón

Vayamos a la asamblea de los perros para dar la noticia.

Salen de escena. Aparece asamblea de perros. Entran Nerón y Napoleón

Nerón
firme y feliz

Compañeros perros: Es un honor informarles que en este papel están escritos nuestros privilegios.

Varios perros

¿Privilegios? ¿Qué es eso? ¿Con qué se come? ¡Qué palabra más rara!

Nerón

Privilegios quiere decir... ummmm (Tose) ¿Cómo les diré?... pues esas cosas buenas a las que sólo nosotros tenemos derecho. ¿Entendieron?

La asamblea ladra que sí.

Napoleón
decidido

Pero no es ésta la hora para perder el tiempo con palabras difíciles. Es hora de pensar cómo cuidaremos este importante papel.

Perros
dudosos

Guau.., guau... ¿Qué haremos?

Nerón

¡Ya sé! Te nombro a ti, Napoleón, guardián de este documento (entrega el rollo). No lo sueltes ni de día de noche.

Napoleón
Firme

Es un gran honor. (Hace una reverencia).

Nerón

Se levanta la sesión.

Todos salen de escena entre alegres ladridos. Se queda Napoleón.

Napoleón
tranquilo

Bueno, ya todos se fueron a sus casas. Tendré que estar con los ojos muy abiertos... aunque (Bosteza) . . .tengo muchísimo sueño... (Bosteza) ... No creo que nadie venga por aquí... (Bosteza) me está ganando el sueño... pondré el papel debajo de mi brazo, aquí, bien escondido y me echaré un ratito.

Se echa y ronca a más y mejor.

Entra el gato ladrón.

Gato ladrón
(Canta)

Tengo una novia ingrata es una blanca gata que no me da la pata. (ve al perro.)

¿Y este perro? ¿Qué hace por aquí? Menos mal que está roncando.

Ronquido del perro. El gato se asusta. Vuelve a acercarse con cuidado.

Tiene un papel enrollado debajo del brazo.. voy a tratar de sacárselo con mucho cuidadito... (Se lo quita, lo desenrrolla y lee.)

"Yo, el rey" (Sigue leyendo con los ojos, está enojado.) ¡Con que ésas tenemos! ¡Todos los derechos para los perros! ¿y a nosotros, qué? Es como para ponerse verde de envidia. Voy a llevar este importante papel a la asamblea de los gatos. (Sale)

El perro despierta y sale corriendo.

Entra asamblea de los gatos. Muchos maullidos. Aparece el gato ladrón con el papel enrollado.

Gato ladrón
sofocado

¡Compañeros gatos! En este documento que me acabo de robar está escrita una gran injusticia. El rey concede todos los derechos a los perros... y a nosotros... ¡nada!

Gato Garabato

¡No puede ser! Nosotros... que somos tan guapos, tan distinguidos y elegantes... que adornamos las casas y somos tan limpios.., nos dejan sin derechos

Maullidos furiosos de toda la asamblea.

Gato ladrón

La solución es esconder este papel para que así los perros no puedan probar sus derechos.

Asamblea de gatos

¡Sí... sí!... ¡aprobado!

Gato ladrón

Lo esconderemos debajo de ese montón de basura. (Esconde el papel.) Ya quedó bien escondido. Vámonos.

La asamblea de gatos sale de escena. Entra un ratón volteando de un lado a otro.

Ratón ladrón

Iiiii... Iiiii... Los gatos creyeron que nadie los veía. ¡Qué tontos! Y yo, bien escondidito en mi agujerito y ni los bigotitos me vieron... (Se acerca al montón de basura.) Voy a ver qué escondieron ahí...Jijijiji... Es un rollo de papel. (Lo saca y lo desenrolla) Jijiji... ¿qué dirá? (Lee con los ojos.) Dice cosas muy importantes... Jijiji... llevaré este papel a la asamblea de ratones.

Sale corriendo. Entra la asamblea de los ratones y luego entra corriendo el ratón con el rollo de papel.

Ratón ladrón
firme

¡Honorabilísima asamblea de honorables ratones! Acabo de encontrarme este importantísimo papel donde se les dan "todos los derechos" a los perros. Pude ver cómo un gato lo escondió en la basura y creo que nosotros debemos guardarlo. Así nos respetarán tanto los perros como los gatos.

Asamblea de ratones

¡Claro! ¡Claro! ¡Claro!

Ratón ladrón

Pensándolo bien, ¿qué tal si nos comemos el papel? Así nadie nos lo robará.

Todos los ratones hacen como que roen el papel hasta que desaparece, y salen de la escena. Entran Nerón y Napoleón.

Nerón

Napoleón, vengo por el documento que te dimos a guardar.

Napoleón
abochornado

Te confieso, Nerón, que me dormí y me lo robó un gato. Cuando me di cuenta iba muy lejos y lo perdí de vista.

Nerón

Vamos a la asamblea de los gatos.

Salen. Entra la asamblea de los gatos, y luego Nerón y Napoleón.

Napoleón
furioso

¡Gatos ladrones! ¡Devuelvan el documento que me robaron!

Gato ladrón

La triste verdad es que lo escondimos debajo de un montón de basura y ha desaparecido. Seguramente fueron los ratones. Vamos a la asamblea de los ratones.

Salen de escena el perro Napoleón y toda la asamblea de gatos. Aparece asamblea de los ratones y entran corriendo Napoleón y el gato ladrón.

Gato ladrón

¡Ratones ladrones!

¿Dónde está el documento que se robaron?

Ratón Pérez

Para que lo sepan: nos lo comimos. Así nos respetarán tanto los perros como los gatos.

Gato ladrón

¡Qué respeto ni que nada! ¡Ratones ridículos! De hoy en adelante, ¡cuídense!, porque de ustedes no dejaremos ni la cola.

Napoleón
furioso

Y ustedes, gatos, vayan con cuidado, porque siempre les correremos detrás y no los dejaremos en paz por ladrones y entrometidos.

El gato corretea al ratón, el perro corretea al gato dando vueltas por la escena entre chillidos, maullidos y ladridos.

Perro, gato, ratón

Guau.., guau... miau... miau... iiiiii... iii.

Voz de adentro

Este cuento ya se volvió un lío, ¿verdad? Pero al menos hemos podido saber por qué los perros corretean a los gatos y los gatos se comen a los ratones.

Telón