LA TÍA CORTES

 

 

 


Entran
BURRO, GALLINA y CHIVO. Adelante hay una ponchera.

 

 

 

BURRO:   (Rebuznando) Buenos días, comadre. ¿Como amaneciste?
     
GALLINA:   (Cacareando) Buenos días, compadre. Bien será, y tu?
     
CHIVO:   (Balando) Amigos, que tal?
     
BURRO:   Bien, todo bien, viejo amigo, y tu?
     
CHIVO:   Bueno, les cuento que...
     
    Entra PAPA CERDO, MAMA CERDO, NIÑO CERDO y NIÑA CERDO.
     
PAPA CERDO:   Apúrense, se va acabar la comida!
     
    Toda LA FAMILIA CERDO corre hacia la ponchera, se arrodillan y agachan las cabezas para comer con mucha bulla y se cubran las caras con salsa negra.
     
BURRO:   Ni siquiera saludan.
     
GALLINA:   Qué descortesía.
     
CHIVO:   Como si fuera la ultima cena.
     
BURRO:   ¿Será que todos en la familia Cerdo son así?
     
MAMA CERDO:   Que tal la comida que preparé, querida?
     
PAPA CERDO:   (Sacando una botella de ají) Comida mala, con ají resbala. (Echa ají a la comida y sigue comiendo).
     
    Entra TÍA CERDO con maleta.
     
TÍA CERDO:   (Al BURRO) Buenos días. Mucho gusto.
     
BURRO:   Buenos Días, es usted de la familia Cerdo? Tiene algo parecido.
     
TÍA CERDO:   Sí, soy la Tía.
     
BURRO:   Soy el Sr. Burro, a sus ordenes. Aquí le presento a mis amigos Sra. Gallina y el Sr. chivo.
     
GALLINA:   Es un placer conocerle.
     
CHIVO:   Aquí para servirle.
     
TÍA CERDO:   Encantada. Me alegra que mi familia tiene vecinos tan gentiles. Disculpe, si es tan amable, me puede indicar donde les puedo encontrar?
     
GALLINA:   Están por allí, "cenando".
     
TÍA CERDO:   Ay, qué pena molestarles, pero vengo de lejos y hace mucho tiempo que no los veo. (Acercando a Papa Cerdo) Disculpe, Papa Cerdo es Tía
     
PAPA CERDO:   ¿No ve que estamos comiendo? (Sigue comiendo con ruido)
     
MAMA CERDO:   Querido, es Tía, de la costa ¿No te acuerdas? (Comiendo con la boca abierta)
     
TÍA CERDO:   Qué pena molestarles.
     
MAMA CERDO:   (Limpiando la cara con su falda) No ponga cuidado. Usted sabe lo importante que es la comida para nosotros. Nene, es tu Tía.
     
NIÑO CERDO:   Mamá, no molestes. (Sigue comiendo con ruido)
     
MAMA CERDO:   Nena, ven a conocer a tu Tía.
     
NIÑA CERDO:   Estoy ocupada (Sigue comiendo con ruido)
     
MAMA CERDO:   Bueno, ¿Y cuando se va?
     
TÍA CERDO:   Bueno, pensaba quedarme una semana.
     
MAMA CERDO:   ¿A donde?
     
TÍA CEDO:   Con ustedes, si no es mucha molestia. Yo les mandé una carta hace un mes avisando de mi llegada.
     
MAMA CERDO:   Querido, recibiste una carta de Tía hace un mes?
     
PAPA CERDO:   (Limpiando la cara con su brazo) Si, pero tu sabes que estamos un poco estrechos. Como ha crecido la familia, no hay cómo recibirla, entonces no te la comenté
     
MAMA CERDO:   Debe haber un hotel en el pueblo.
     
TÍA CERDO:   Bueno, siendo así...qué pena. Hasta luego. (Se despide de BURRO, GALLINA Y CHIVO) Hasta luego amigos, mucho gusto en haberles conocido (Sale)
     
BURRO:   Qué señora tan amable.
     
GALLINA:   Ya sabemos que no toda la familia es descortés.
     
 CHIVO:   Si, la rudeza no es propia, es cuestión de crianza.
     
    Pasa LA FAMILIA CERDO por el medio, los niños empujando uno al otro. Salen. Entran de nuevo con maletas en la mano.
     
PAPA CERDO:   (Al BURRO) Ya nos vamos de vacaciones. Cuídenos la casa. Chao. (Salen)
     
BURRO:   (Al Papá Cerdo) Hasta luego. No se preocupe. Esta bien encomendada.
     
GALLINA:   Se va la familia Cerdo. ¿Pero quién los recibirá allá?
     
CHIVO:   Quien sabe. Pero bendito sea, una semana aquí sin este bochinche.
     
    Salen BURRO, GALLINA y CHIVO. Entra la familia Cerdo con maletas. Todos cansados.
     
MAMA CERDO:   Querido, hemos buscado por toda la ciudad. No puedo dar un paso más.
     
NIÑO CERDO:   Chillando) Mamá, tengo hambre.
     
NIÑA CERDO:   (Llorando) Mami, me duelen las patas.
     
PAPA CERDO:   Cállense! Tiene que haber un hotel más económico aquí.
     
MAMA CERDO:   Querido, aquí en la costa los precios son más altos. Hubiéramos enviado una carta a la Tía, para quedarnos con ella.
     
PAPA CERDO:   ¿Con que cara vamos a pedir hospedaje de la Tía?
     
MAMA CERDO:   Verdad, no la recibimos muy bien. Pero yo no quiero quedarme en ningún marranero cuchitril.
     
PAPA CERDO:   ¿Entonces qué? Ya que estamos aquí tan lejos de la casa, no nos queda otra opción. Vamos donde la Tía.
     
    Cogen sus maletas y caminan. Entra TÍA CERDO.
     
TÍA CERDO:   Hola, ¿Como están? Qué tal el viaje. Pero adelante. Que gusto verles de nuevo. Siguen. Están en su casa.
     
PAPA CERDO:   La verdad es que estamos un poco apenados.
     
MAMA CERDO:   Sí, por la manera en que le recibimos la vez pasada.
     
TÍA CERDO:   Tranquilos, tranquilos, no hay de que. Estoy feliz que estén aquí en mi casa.
     
MAMA CERDO:   ¿No es ninguna molestia?
     
TÍA CERDO:   Por supuesto que no. Mi casa es su casa.
     
PAPA CERDO:   Tía, ¿Cómo puede ser siempre tan amable y agradable? Es como si no tuviera problemas en su vida.
     
TÍA CERDO:   Mis queridos, aquel que no los tiene en su vida, los tiene en bajada. (Se ríe a su propio chiste). Permiso, les voy a preparar un cafecito. (Sale).
     
MAMA CERDO:   Creo que la Tía nos ha enseñado algo muy importante.
     
PAPA CERDO:   Sí, la cortesía no cuesta nada, pero paga muy bien.
     
    Entran TÍA CERDO, BURRO, GALLINA, y CHIVO.
     
TÍA CERDO:   Bahá'u'lláh dijo: "Una lengua amable es un imán para los corazones de los hombres. Es pan del espíritu; reviste a las palabras de significado; es la fuente de la luz de la sabiduría y de la comprensión."
     
BURRO:   También dijo que "La cortesía en verdad es un atavío que siente bien a todos los hombres, ya sean jovenes o viejos. Bienaventurado aquél que adorne su sien con ella, y ¡ay! de aquel que está privado de este gran don."
     
 GALLINA:   "¡Oh pueblo de Dios! Os exhorto a practicar la cortesía, pues sobre todo lo demás, ella es la princesa de las virtudes..."
     
 CHIVO:   "Quienquiera esté investido con cortesía, ha logrado por cierto una sublime posición."

 


FIN

 


Copyright©1999 Leslie Garrrett. All Rights Reserved.