Al pie del faro

Comedia infantil en un acto y en verso

Pedro Jesús Solas

 

PERSONAJES

 
                     EL SEÑOR GIL, torrero.           
COLÁS.
ARTURO.
RAMÓN.

 



 

Acto único

          
 
 
     La escena representa una planicie en cuyo fondo álzase una casa al pie de un faro. A los lados, grandes peñas.
La acción comienza al anochecer.
Entiéndase por derecha e izquierda la del espectador.
 
 

Escena I

 

COLÁS, cruzado de brazos, triste y pensativo, contempla el mar, mirando hacia la derecha.

 
COLÁS           ¡Ya anochece!... Ya la mar
se empieza a cubrir de sombras,
y vuelven hacia la tierra
con las barcas pescadoras,
rozando alegres las aguas, 5
las errabundas gaviotas.
La playa queda desierta:
tórnanse negras las rocas;
y las hirvientes espumas
reflejos de nácar toman 10
al deshacerse soberbias
contra la tierra las olas.
La mar y el cielo se juntan [4]
allá, a distancia remota,
y las tinieblas avanzan 15
y todo límite borran.
¡Un día más!... -Otro día
de tristes y eternas horas,
sin que mi padre querido
vuelva a calmar mi zozobra.- 20
¿Qué será de él, Virgen Santa?...
¿Por qué su barca como otras,
no surge del horizonte,
y hacia la playa retorna,
sabiendo que yo le aguardo 25
de temor en alma loca?...
¿Dónde está de nuestra barca
la blanca vela de lona?...
Ya vuelven los pescadores
del mar huyendo las sombras; 30
ya regresan a la playa
las errabundas gaviotas...
¡Ay, padre del alma mía!
¿Por qué tú también no tornas?...
 

(Oculta el rostro entre ambas manos, y finge sollozar. Sale de la casa el SEÑOR GIL, y antes de dirigirse a COLÁS le contempla en silencio.)

 
 

Escena II

 

COLÁS y GIL.

 
GIL (Aparte.) ¡Pobre chico! En vano espera, 35
mas no lo sabrá jamás
de mis labios. -¡Eh, Colás!
(Llamándole.)
COLÁS ¡Señor Gil!
GIL                    ¡Oye! Quisiera
que me esperases aquí
en tanto que vuelvo yo. 40
¿Vas a ir a la villa? [5]
COLÁS                                 No.
GIL ¿Quieres esperarme?
COLÁS                                    Sí.
GIL El farol queda encendido;
y aunque no pienso tardar,
no obstante, habrás de cuidar 45
no se apague, que un descuido
¡puede costar muchas vidas!
COLÁS Ya de aquí no me separo.
GIL ¡Ve que si se apaga el faro
las naves que estén perdidas 50
no acertarán a volver!
COLÁS Se puede usted ir tranquilo,
que yo desde aquí vigilo
y no hay nada que temer.
GIL Voy a la villa, corriendo, 55
a ver si el médico puede
venir.
COLÁS            ¡Él!... Pues ¿qué sucede?
GIL ¡Que mi hijo se está muriendo!...
COLÁS ¡No se detenga usted más!
¡Corra usted! Yo quedo aquí. 60
GIL Me voy, confiando en ti...
¡Dios te lo pague, Colás!
(Vase por la izquierda.)
 
 

Escena III

 

COLÁS; luego RAMÓN y ARTURO que salen por la derecha, sin reparar en el primero.

 
COLÁS (Mirando al cielo.)
Ya fulguran las estrellas
en la bóveda del cielo
y los rayos de la luna 65
alumbran el mar inmenso.
¡Cuán mansamente las olas
en la playa van rompiendo [6]
al compás de ese murmullo
dulce, del alma embeleso!... 70
RAMÓN (A ARTURO.)
¡Qué subida tan penosa!
ARTURO ¡Ay, Ramón! ¡Yo vengo muerto!
RAMÓN Descansemos un instante.
ARTURO ¡Qué tontería hemos hecho!
RAMÓN ¿Por qué?
ARTURO                  ¡Te parece poco! 75
En vez de dar un paseo
por la playa o por el muelle,
como otras tardes hacemos,
ir a asaltar ese bote
no estando presente el dueño, 80
y sin más ni más, lanzarnos
impávidos mar adentro...
RAMÓN ¡Ya has visto con qué soltura
manejábamos los remos!
ARTURO ¡Al principio!... Que después... 85
RAMÓN El mar ha sido el barquero
echándonos hacia tierra.
ARTURO ¡Pero no ha sido sin riesgo!
que en poco más nos estrella
contra las rocas.
RAMÓN                            ¡El hecho 90
es que ya estamos en salvo!
ARTURO Pero... del bote ¿qué hacemos?
RAMÓN Dejarle donde se encuentra.
¡Ya le buscará su dueño!
ARTURO El caso es que el oleaje 95
le hará añicos por completo
contra las peñas.
RAMÓN                             ¡Que le haga!
ARTURO ¡Eso está mal! Su dinero
al patrón le habrá costado.
RAMÓN Bien, pues... que compre otro nuevo. 100
ARTURO ¿Y si no tiene recursos?
RAMÓN Si no los tiene... ¡lo siento
por él!
ARTURO             ¡Hombre, ten presente [7]
que en broma o no, no hay derecho
para despojar a nadie 105
de lo suyo!
RAMÓN                    ¿Y qué remedio?...
ARTURO Que hay que evitar que se pierda
esa embarcación.
RAMÓN                              ¡No acierto
cómo!
ARTURO             La playa está próxima,
y sin emplear esfuerzos 110
grandes, podremos el bote
llevar adonde, a lo menos,
no se estrelle.
RAMÓN                        ¿Yo embarcarme
otra vez?... ¡Ca! ¡Vade retro!
¡Hágase cien mil pedazos, 115
que lo que es yo, tengo miedo
a ser pasto de los peces!...
¡Bastantes apuros hemos
pasado!...
ARTURO                  ¡Si nos han visto,
puede ser un lance serio! 120
RAMÓN Con que neguemos nosotros...
En fin, dejémonos de eso,
y veamos el camino
para volver pronto al pueblo.
Ya nos estarán buscando 125
nuestras familias, y...
 

(Sepárase de ARTURO y busca el camino de que habla, escudriñando en todos sentidos.)

 
ARTURO                                       ¡Temo
que nos va a costar muy cara
la locura que hemos hecho!...
COLÁS (Aparte.) ¡Si el señor Gil estuviese!...
ARTURO (Aparte.) Y como llegue a saberlo 130
mi papá...
RAMÓN (Reuniéndose a ARTURO.)
                  ¡Estamos lucidos!
¡No hay salida! Allá, a lo lejos,
se ve gente con antorchas [8]
que va y viene por el puerto
como si buscase algo... 135
ARTURO Hay que bajar al momento.
RAMÓN ¡No sé cómo! La marea
está sin cesar subiendo,
y ya ha anegado el camino
que une a la tierra este cerro 140
convirtiéndole en islote
cada instante más pequeño.
ARTURO Es decir que...
RAMÓN                          Hasta mañana,
forzosamente tenemos
que estar aquí. ¡No hay escape! 145
ARTURO ¡Ay, Dios mío!... ¡Qué tormento!
Vamos a buscar el bote.
RAMÓN ¿Sí? ¡Mírale mar adentro!
(Indicando.)
ARTURO Hemos hecho un disparate.
¿Sabes nadar?
RAMÓN                         ¡Como el hierro! 150
ARTURO ¡Qué conflicto! ¡Qué conflicto!...
Pero, Ramón, ¿estás cierto
de que no hay escape?
RAMÓN (Indicando alrededor.)
                                     ¡Mira!
Nos hemos quedado en medio
del agua, como besugos, 155
igual.
ARTURO            ¡Buena la hemos hecho!
Mi mamá estará, la pobre,
llorándome, sin consuelo,
como si me estuviera ahogando...
RAMÓN Y ahogado estás... pero, en seco. 160
ARTURO Mi papá, en cuanto me vea,
me va a poner, como nuevo.
RAMÓN Si es que no coge una estaca...
¡Que eso es lo que yo me temo
que haga el mío!
ARTURO                             Y si recobran 165
el bote, (si alguien a vernos
acertó) no tendrán duda [9]
de que naufragado hemos.
RAMÓN ¡En fin, que de todos modos
se va a armar el gran jaleo! 170
Y que esta noche la vamos
a pasar en pie derecho,
si es que no nos da refugio
hospitalario el torrero.
ARTURO ¡Oh! ¡Si él pudiera salvarnos... 175
¡Acompáñame! Probemos...
 

(Van a dirigirse hacia el fondo, mas se detienen al oír a COLÁS.)

 
COLÁS ¡Es inútil, señoritos!
RAMÓN ¡Diablo! (Demostrando temor.)
ARTURO (Volviéndose.)
               ¿Quién habla?
RAMÓN                                        ¡Es un eco!
COLÁS He oído cuanto han hablado,
y acaso hallara el remedio 180
que precisan, si pudiese
alejarme de este cerro;
porque la marea empieza
a subir, y sin gran riesgo
se puede llegar, andando 185
por ciertos sitios, al centro
de la altura donde acaba
la cuesta del faro. Pero...
RAMÓN ¿Y no lo haces?
COLÁS                            ¡Imposible!
ARTURO ¡No lo dejes por el precio! 190
COLÁS ¡Yo no soy interesado!
(Con altivez.)
Lo haría; pero, no puedo.
RAMÓN ¿Por qué?
COLÁS (Va a indicar el faro, para justificar la imposibilidad, mas repara que no arde la luz, y cambia de tono.)
                 Porque... ¡Ay, Dios! ¡No arde
el farol!...
ARTURO                  ¡Explica!...
COLÁS (Corriendo hacia el faro.)
                                     ¡Luego!
(Vase por el fondo.) [10]
 
 

Escena IV

 

RAMÓN y ARTURO.

 
ARTURO ¿Se burla?
RAMÓN                   No sé qué pasa 195
para correr de tal suerte.
¡Vamos a buscarle!
(Hace ademán de ir.)
ARTURO (Deteniéndole.)       ¡Advierte
que es un sagrado esa casa!
RAMÓN ¿Y hemos de esperar su vuelta
para marcharnos de aquí? 200
ARTURO ¡Naturalmente que sí!
RAMÓN ¡O no! Ya verás.
(Va a dirigirse hacia el faro.)
ARTURO (Deteniéndole.)   ¡Ven!
RAMÓN (Forcejeando.)                ¡Suelta!
ARTURO ¡Obra alguna vez con calma!
¡Ya ves por ti cómo estamos!
RAMÓN Pues, mira que si esperamos 205
a que se le mueva el alma...
La marea subirá;
no habrá salvación posible;
y luego, lo más sensible,
será el ver a tu papá. 210
Puesto que él llevarnos puede,
según él mismo ha expresado,
que nos lleve de buen grado,
o por fuerza, si no accede.
Pero, esto, sin dilación: 215
¡Cada minuto que pasa,
es un siglo en nuestra casa
de mortal tribulación!
ARTURO Ofrezcámosle dinero.
RAMÓN ¡Si no lo quiere aceptar! 220
ARTURO ¡Como lo vea brillar
ya verás si anda ligero!
RAMÓN Y si no, pues somos dos, [11]
le obligamos a que ceda,
suceda lo que suceda. 225
ARTURO ¡Ve de la razón en pos,
sin hacer de fuerte alarde!
Más con el ruego se alcanza...
RAMÓN Sí, pero, la noche avanza,
y acaso luego sea tarde 230
para salvar la marea.
ARTURO ¡Esperemos algo más,
Ramón!
RAMÓN               ¡Tanto esperarás,
que harás que imposible sea
el recurso que tenemos! 235
ARTURO Si tarda más, le llamamos.
RAMÓN ¡Yo no espero ya!
ARTURO (Cediendo.)           Pues, vamos.
 

(Van a dirigirse hacia el foro a tiempo que aparece COLÁS en la puerta de la casa.)

 
RAMÓN Él vuelve sin que llamemos.
 
 

Escena V

 

Dichos y COLÁS.

 
ARTURO (A COLÁS.) ¡Oye, ven! Tú nos has dicho
que acaso remedio hallases 240
para llevarnos a tierra
si pudieras alejarte
de este sitio.
COLÁS                      ¡Con efecto!
ARTURO Pues, atiende. Nuestros padres
desconocen nuestra suerte; 245
su ansiedad debe ser grande,
y será mayor su angustia
cuanto más tiempo se tarde
en vernos al lado suyo.
¿Por qué, pues, no satisfaces 250
nuestro anhelo, acompañándonos [12]
hasta esos sitios que sabes
conducen a tierra? ¿Quieres
dinero? ¿Tienes bastante?
(Mostrándole el dinero que lleva.)
COLÁS (Rechazándolo con noble altivez.)
Los favores no se cobran: 255
si pueden hacerse, se hacen
desinteresadamente.
Favores hay que, son tales,
que todo el oro del mundo
para pagarlos no vale. 260
RAMÓN Entonces...
COLÁS                    Pero no puedo
de este lugar alejarme,
porque media una promesa
a que nada hará que falte.
Tal vez dentro de un momento 265
quede libre.
RAMÓN (Airado.)      Cuando nadie
pueda salvar la marea
que nos aísla por instantes.
COLÁS Sé nadar, y al otro lado
hay lanchas a centenares. 270
RAMÓN (Ídem.) ¡Bastante hacemos con eso!
ARTURO Y ahora, di, ¿por qué no lo haces?
Nadie tu falta sabría...
COLÁS ¡Que yo lo sepa es bastante!
Cuatro días ha que, al alba, 275
hízose a la mar mi padre,
y todos los pescadores
han regresado a sus lares,
sin que noticias me traigan
de quien con ellos comparte 280
las fatigas y peligros
los goces y los pesares.
Ninguno ha visto su barca;
dónde está, ninguno sabe.
Pues bien. Yo me hubiese muerto 285
de dolor, de frío y de hambre, [13]
sin la ayuda generosa
de un hombre que se complace
en dar consuelos al triste
y asilo al que vaya errante, 290
porque todo lo que tiene
está a merced de los mares.
Hoy ese hombre, que es esclavo
del deber, y también padre,
ve que se muere su hijo 295
si no le busca anhelante
los auxilios de la ciencia;
Y si va a buscarlos, sabe
que ha de abandonar su puesto
siquiera sea un instante, 300
y el abandono supone
tantos riesgos, y tan graves,
que el pan suyo y el de su hijo
peligra. En tan fuerte trance,
mi gratitud me encadena 305
y me obliga a que le pague
tanto bien como le debo.
Por eso no he de alejarme
hasta tanto que él retorne,
tarde mucho, o poco tarde. 310
¿No es suficiente motivo
para que por nada falte
a mi bienhechor?
ARTURO (Aparte.)              ¡Es cierto!
RAMÓN Total: que habrá que aguantarse
aquí, hasta que la marea, 315
que ahora empieza a subir, baje.
COLÁS ¿Puedo hacer más que ofrecerme
para después?...
RAMÓN                            ¡Sí! ¿Tú sabes
el camino? Pues, indícale
y nos iremos.
COLÁS                        No es fácil 320
a obscuras, sin grave riesgo
de quien al azar se lance. [14]
RAMÓN ¡Ea, pues, ven con nosotros,
y acabemos!
(Le coge por un brazo.)
COLÁS (Con entereza.)
                      ¡Todo, antes
que abandonar este sitio 325
donde he prometido estarme!
RAMÓN ¡Arturo, que el tiempo vuela!
¡Ayúdame! Hay que obligarle
a que baje con nosotros.
ARTURO Ramón... (Vacilando.)
RAMÓN (Con imperio.)
                 ¡Cógele!
COLÁS (Forcejeando.)        ¡Dejadme! 330
RAMÓN ¡Has de venir a la fuerza!
(Empujándole hacia el fondo.)
ARTURO ¡Oigo pasos!... Se acerca alguien.
 
 

Escena VI

 

Dichos y GIL.

 
GIL (Sale por la izquierda.)
¡Albricias, Colás! ¡Albricias!...
Mas... no estás solo... ¿qué es esto?
¿Reñían contigo acaso? 335
COLÁS ¡Oh, no! Me estaban pidiendo
que bajara a acompañarles.
GIL ¿No conocen el terreno?
COLÁS No, señor.
ARTURO                   ¡Y urge vayamos
sin pérdida de momento 340
a nuestra casa!
GIL                          Ahora mismo
pueden trasladarse al pueblo,
que abajo espera una barca.
COLÁS ¿No acompaña a usted el médico?
GIL No es menester. Le he contado 345
lo que ocurre a mi pequeño,
y él, como ya le conoce,
la tranquilidad me ha vuelto [15]
diciéndome: «¡No hay cuidado!
Mañana estará ya bueno». 350
Y me ha dado una receta
y traigo un medicamento.
COLÁS ¡Lo celebro, señor Gil!
GIL ¡Gracias, Colás! Siempre el cielo
da alivio a nuestras congojas 355
en los más tristes momentos.
También te traigo a ti albricias.
COLÁS (Con ansiedad.)
¿A mí?
GIL              ¡Sí!
COLÁS (Emocionado.)
                    Mi padre...
GIL                                        Ha vuelto.
Dos días ha que creía
que habías quedado huérfano, 360
pues vi zozobrar un barco
pescador, allá, a lo lejos.
Pero no quise decírtelo
por no acrecentar tu duelo.
Mas ha poco que tu padre 365
ha llegado...
COLÁS (Con alegría.)
                      ¡Dios eterno!
GIL Remolcando un botecillo
perdido...
ARTURO (Aparte.) ¡Si será el nuestro!...
GIL Que estaba al pie de este faro.
RAMÓN ¡Nuestro bote del paseo! 370
GIL (A COLÁS, indicando al faro.)
¿Hubo novedad, Colás?
COLÁS Una ráfaga de viento
¡cómo es tan fuerte allí arriba!
Encontró un cristal abierto
y mató la luz de un soplo. 375
Pero subí yo ligero
cerré el cristal, y encendí
el farol en un momento.
GIL ¡Dios te lo pague, hijo mío!
COLÁS (A RAMÓN y a ARTURO.) [16]
Ahora, si gustan, podemos 380
bajar, pues tenemos barca
para ir hasta...
RAMÓN (Interrumpiendo.)
                         ¡Vamos presto!
ARTURO El no mostrarte enojado
con nosotros, por lo hecho
ha un instante, me demuestra 385
que eres, Colás, harto bueno
perdona si te ofendimos.
RAMÓN ¡Es verdad!
COLÁS (Con ingenuidad.)
                    ¡Si no me acuerdo!
ARTURO Un abrazo muy apretado
convierta el resentimiento 390
en amistad.
COLÁS                     ¡Y con gusto!
(Se abrazan.)
RAMÓN ¡Ven! ¡Otro abrazo cambiemos!...
Y vámonos a la barca,
que se va pasando el tiempo,
y temo que nos regalen 395
nuestros papás algo bueno.
(Se abrazan.)
COLÁS Señor Gil... (Despidiéndose.)
GIL (Abrazándole.) Al pie del faro
te espera tu padre.
RAMÓN                                Pero,
antes de irnos, es preciso
que al auditorio roguemos. 400
COLÁS (Al público.)
Un plauso para todos
si has quedado satisfecho.
 

TELÓN