EL BAILE DE LA MARIPOSA

 

 Revolotea con su grácil silueta,

coloreando piruetas,

como si fuera una dama de cristal,

y de puntillas, a su flor hace cosquillas

y su danza es una estela de coral. 

Su sinfonía es tejer la melodía de un vals,

y su cabeza, pizpireta y regordeta ,

hace cucos y sonríe al pasar,

ladeando sus alitas, dibujando por el cielo

figuritas de sal. 

Vuelta y vuelta, se le escapan los sonidos al danzar,

y montada en una clave de sol gira al compás.

y se deja guiar por el pentagrama

hasta que termina al fin su dulce tonada. 

Ya la noche se ha dormido en su regazo

y comienza la aventura de soñar,

con sus alas escondidas esperando la mañana,

para comenzar la dicha de bailar

© Marisa Moreno, Spain.