ADIVINANZAS DE HERRAMIENTAS

 


 

Escriba, escriba y comprobará
que mi nombre se lo he dicho ya.
(La criba)
Redondo, redondo,
fila por fila;
quien sepa leer
mi nombre escriba. 
(La criba)

En un cuarto me arrinconan 
sin acordarse de mí
pero pronto van a buscarme
cuando tienen que subir.
(La escalera)
Tengo nombre de animal,
cuando la rueda se pincha
me tienes que utilizar.
(El gato)

Nombre de ciudad tengo
y a todo el que froto
algo le desprendo.
(La lima)
Con la boca aprieto muy valiente
y nunca me rompo un diente.
(La llave inglesa)

Golpe tras golpe,
clavo tras clavo,
eso es lo que yo hago.
(El martillo)
Tengo cabeza de hierro
y mi cuerpo es de madera,
al que yo le piso un dedo,
¡menudo grito que pega!

(El martillo)

El que pinta es pintor;
yo pinto y no recibo tal honor.
(El pincel)
Soy largo y delgado, 
con buena figura. 
Mi pelo alocado 
lo mojo en pintura.
(El pincel)

Aunque no soy importante,
en la vida pinto algo;
mas no podré trabajar
cuando yo me quede calvo.

(El pincel)
Es redonda, es de goma,
de madera o de metal
y sale a dar una vuelta 
con una amiga igual.
(La rueda)

Tengo dientes afilados,
que mucho brillan al sol,
y aunque me falta la boca
soy un feroz comilón.
(El serrucho)
Ris, ras, ris, ras,
adelante y hacia atrás,
mientras tenga que comer
no dejaré mi vaivén.
(El serrucho)

Mil dientes bien en fila,
agudos y cortantes,
que árboles robustos
derriban al instante.
(La sierra)


Volver a la página de adivinanzas

Volver a la página principal