TU SEGUNDA PRIMAVERA

 

 

En este, el  jardín tan lindo de tus sueños, quien comparte contigo, tus juegos, gritos, risas, travesuras y fantasías sin fin, es en  donde comenzaron a brotar los capullos del manzano, de donde cuelga  tu columpio rojo, y quien triste estaba del largo frío del invierno. Aquí tu segunda primavera cada día té llena de nuevas sorpresas.

Como cuando saliste buscando tu gran muñeco de nieve, que con el calor del sol, que día a día llenaba tu jardín de luz, al fin derritió poco a poco  tu gran muñeco de nieve y del que solo quedo la nariz de zanahoria marchita, la bufanda azul empapada, su sombrero en el suelo, llevándose con él, tu último recuerdo de invierno. Y dejándote con carita de decepción.

O como cuando, de repente escuchaste un canto extraño, que durante el invierno dormidito estaba, y volteabas tu cabecita tratando de ubicar ese sonido tan lindo, ¿qué era? ¿De donde  provenia?, pero que al fin encontraste y con tu dedito señalaste. ¡Sí! era el canto de un pajarito dándole la bienvenida a su querida primavera.

Otra sorpresa fue cuando otro día frío,  pero soleado, saliste corriendo a tu jardín buscando nuevas aventuras, cuando de pronto extrañado mirabas eso tan raro y pequeñito, claro! Eran las adormiladas hormigas que de su lugar secreto salían y que de tu dedito se querían escapar.

En otra ocasión, también, desatrampado saliste a tu jardín a ver que cosa nueva encontrabas, y de pronto, igual, sorprendido te quedaste mirando eso tan llamativo, tan lindo, chiquito, y bonito, de un color brillante, en donde junto a el otros colores se encontraban,  unos diferentes a otros, ¿que era eso?, y señalándolo me miraste esperando tu respuesta, cuando te dije: "Mi amor,  la primavera se asoma, y este es el primer signo de que ya esta entrando, esta es tu primera flor, es un pequeño lirio amarillo, y junto a los otros blancos y lilas, diles hola y bienvenidos, pero antes debemos darle gracias a Dios y a la Madre naturaleza por las sorpresas que nos trae día a día, pero sobre todo, porque nos da la oportunidad de vivirlas. Te prometo que guardaremos una de estas flores, para que  perdure por siempre junto con tus pequeños recuerdos".

Y así es como tu segunda primavera te traerá y llenara de sorpresas, abre bien tus ojos, no dejes que nada se te escape, observa y detente a mirar, tocar, sentir, oler, y disfrutar,  porque todo es nuevo y puro, y estos serán tus grandes tesoros.

 

Olga Fladby