PINOCHO Cap. 6 al 10

 

PINOCHO Cap. 6 al 10

CAPITULO VI

Pinocho se duerme junto al brasero, y al despertarse a la mañana siguiente se encuentra con los pies carbonizados.

Hacía una noche infernal: tronaba horriblemente y relampagueaba como si todo el cielo fuese de fuego; un ventarrón frío y huracanado silbaba sin cesar, levantando nubes de polvo y zarandeando todos los árboles de la campiña.

Pinocho tenía mucho miedo de los truenos y de los relámpagos; pero era más fuerte el hambre que el miedo. Salió a la puerta de la casa sin vacilar, y turnando carrera, llegó en un centenar de saltos a las casas vecinas, sin aliento y con la lengua fuera como un perro de caza.

Pero lo encontró todo desierto y en la más profunda oscuridad. Las tiendas estaban ya cerradas; las puertas y ventanas, también cerradas, y por las calles ni siquiera andaban perros. Aquello parecía el país de los muertos.

Entonces Pinocho, desesperado y hambriento, se colgó de la campanilla de una casa y empezó a tocar a rebato, diciéndose:

--¡Alguien se asomará!

En efecto: se asomó un viejo, cubierta la cabeza con un gorro de dormir y gritando muy enfadado:

--¿Quién llama a estas horas?

--¿Quisiera usted hacer el favor de darme un pedazo de pan?

--¡Esperate ahí que vuelvo en seguida!-- respondió el viejo, creyendo que se trataba de alguno de esos muchachos traviesos que se divierten llamando a deshora en las casas para no dejar en paz a la gente que está durmiendo tranquilamente.

Medio minuto después se abrió la ventana de nuevo, y se asomo el mismo viejo, que dijo a Pinocho:

--¡Acércate y pon la gorra!

Pinocho, no podía poner gorra alguna, porque no la tenía: se acercó a la pared, y sintió que en aquel momento le caía encima un gran cubo de agua, que le puso hecho una sopa de pies a cabeza.

Volvió a su casa mojado como un pollo y abatido por el cansancio y el hambre, y como no tenía fuerzas para estar de pie, se sentó y apoyó los pies mojados y llenos de barro en el brasero, que por cierto tenía una buena lumbre.

Quedóse dormido, y sin darse cuenta metió en la lumbre ambos pies, que, como eran de madera, empezaron a quemarse, a quemarse,a quemarse hasta que se convirtieron en ceniza.

Mientras tanto Pinocho seguía durmiendo y roncando como si aquellos pies no fueran suyos. Por último, se despertó al ser de día, porque habían llamado a la puerta.

--¿Quién es?-- preguntó bostezando y restregándose los ojos.

--¡Soy yo!-- respondió una voz.

Aquella voz era la de Goro.

CAPITULO VII

Goro vuelve a su casa, y le da al muñeco el desayuno que el buen hombre tenía para sí.

El pobre Pinocho, que aún tenía los ojos hinchados del sueño,no había notado que sus pies estaban hechos; carbón, por lo cual apenas oyó la voz de su padre, quiso levantarse en seguida para descorrcr el cerrojo; pero al ponerse en pie se tambaleó dos o tres veces, hasta que al fin dio con su cuerpo en tierra cuan largo era, haciendose un ruido, tremendo.

--¡Ábreme!-- gritaban mientras tanto desde la calle.

--No puedo, papa, no puedo!-- respondía el muñeco llorando y revolcándose en el suelo.

--¿Por que no puedes?

--¡Porque me han comido los pies!

--¿Quién te los ha comido!

--¡El gato!-- dijo Pinocho, viendo que el animal se entretenía en jugar con un pedazo de madera.

--¡Abreme, te digo!-- repitó, Goro--. ¡Si no, vas a ver cuando entre yo en casa como te voy a dar el gato!

--¡Oh, papá; créeme! ¡No puedo ponerme en pie! ¡Pobre de mí! ¡Pobre de mí, que tendré que andar de rodillas toda mi vida!

Creyendo Goro que todas estas lamentaciones no eran otra cosa que una nueva gracia del muñeco, decidió acabar de una vez, y escalando el muro, penetró en la casa por la ventana.

Al principio quería hacer y acontecer; pero cuando vio que su Pinocho estaba en tierra y que era verdad que le faltaban los pies, se enterneció, y levantándole por el cuello, comenzó a besarle y a acariciarle.

--¡Pinochito mío!-- decía sollozando--. ¿Como te has quemado los pies?

--¡No lo se, papá; pero créeme que esta noche ha sido infernal, y que me acordaré de ella toda mi vida. Tronaba, relampagueaba, y yo tenía mucha hambre. Entonces me dijo el grillo-parlante: "Te está muy bien empleado; has sido malo y lo mereces". Y yo le dije: "¡Ten cuidado, grillo!" Y él me contestó: "Tú eres un muñeco, y tienes la cabeza de madera." Y yo entonces le tiré un mazo y le maté. Pero la culpa fue suya, y la prueba es que puse en la lumbre una cacerola para cocer un huevo que me encontré; pero el pollito me dijo: "¡Me alegro de verte bueno; recuerdos a la familia!"

Y yo tenía cada vez más hambre, y por eso aquel viejo del gorro de dormir, asomándose a la ventana, me dijo: "¡Acércate y pon la gorra!; y yo entonces me encontré con un cubo de agua en la cabeza porque pedir un poco de pan no es vergüenza, ¡verdad! Me vine a casa en seguida, y como seguía teniendo mucha hambre, puse los pies en el brasero, y cuando usted ha vuelto me los he encontrado quemados. ¡Y yo tengo, como antes, hambre; pero ya no tengo pies! ¡Hi!... ¡hi!... ¡hi!..

Y el pobre Pinocho comenzó a llorar y a berrear tan fuerte, que se le podía oir en cinco kilómetros a la redonda.

De todo este discurso incoherente y lleno de líos, sólo comprendió Goro una cosa: que el muñeco estaba muerto de hambre. Sacó entonces tres peras del bolsillo, y enseñándoselas a Pinocho le dijo:

--Estas tres peras eran mi desayuno, pero te las regalo. Cómetelas, y que te hagan buen provecho.

--Pues si quieres que las coma, tienes que mondármelas.

--¿Mondarlas?-- replicó asombrado Goro--. ¡Nunca hubiera creído, chiquillo, que fueras tan delicado de paladar! ¡Malo, malo, y muy malo! En este mundo hijo mío hay que acostumbrarse a comer de todo, porque no se sabe lo que puede suceder. ¡Da el mundo tantas vueltas!...

--Usted dirá todo lo que quiera-- refunfuñó Pinocho--; pero yo no me comeré nunca una fruta sin mondar. ¡No puedo resistir las cáscaras!

Y el bueno de Goro, armándose de santa paciencia, tomó un cuchillo, mondó las tres peras, y puso las cáscaras en una esquina de la mesa.

Después de haber comido en dos bocados la primer pera, iba Pinocho a tirar por la ventana el corazón de la fruta; pero Goro le detuvo el brazo, diciendo:

--¡No lo tires! ¡Todo puede servir en este mundo!

--¡Pero yo no voy a comer también el corazón!-- contestó el muñeco con muy malos modos.

--¡Quién sabe! ¡Da el mundo tantas vueltas!...-- repitió Goro con su acostumbrada calma.

Dicho se está que después de comidas las peras los tres corazones fueron a hacer companía a las cascaras en la esquina de la mesa.

Cuando hubo terminado Pinocho de comer, o mejor dicho, de devorar las tres peras, dio un prolongado bostezo y dijo con voz llorosa:

--¡Tengo más hambre!

--Pues yo, hijo mio, no tengo nada más que darte.

--¿Nada, absolutamente nada?

--Aquí tenemos estas cáscaras y estos corazone de pera.

--¡Paciencia!-- dijo Pinocho-- Si no hay otra cosa, comeré una cáscara.

Al principio hizo un gesto torciendo la boca; pero después, una tras otra, se comió en un momento todas las cáscaras, y luego la emprendió también con los corazones, hasta que dio fin de todo. Entonces se pasó las manos por el estómago, y dijo con satisfacción:

--¡Ahora sí que me siento bien!

--Ya ves-- contestó Goro-- cuánta razón tenía yo al decirte que no hay que acostumbrarse a ser demasiado delicados de paladar. No se sabe nunca, querido mío, lo que puede suceder en este mundo. Da tantas vueltas!...

CAPITULO VIII

Goro arregla los pies a Pinocho, y vende su chaqueta para comprarle una cartilla.

Apenas el muñeco hubo satisfecho el hambre, empezó a llorar y a lamentarse, porque quería que le hiciesen un par de pies nuevos.

Para castigarle por sus travesuras, Goro le dejó llorar y desesperarse hasta mediodía. Después le dijo:

--¿Y para qué quieres que te haga otros pies? ¿Para escaparte otra vez de casa?

Le prometo a usted --dijo el muñeco sollozando-- que desde hoy voy a ser bueno!

--Todos los niños-- replico Goro --dicen lo mismo cuando quieren conseguir algo.

--¡Le prometo ir a la escuela, estudiar mucho y hacerme un hombre de provecho!

--Todos los niños repiten la misma canción cuando quieren conseguir alguna cosa.

--¡Pero yo no soy como los demás niños! ¡Yo soy mejor que todos y digo siempre la verdad! Le prometo, papá, aprender un oficio para poder ser el consuelo y el apoyo de su vejez.

Aunque Goro estaba haciendo esfuerzos para poner cara de fiera, tenía los ojos llenos de lagrimas y el corazón en un puño por ver en aquel estado tan lamentable a su pobre Pinocho. Y sin decir nada, tomó sus herramientas y dos pedacitos de madera y se puso a trabajar con gran ahinco.

En menos de una hora había hecho los pies; un par de pies esbeltos, finos y nerviosos, como si hubieran sido modelados por un artista genial.

Entonces dijo al muñeco:

--Cierra los ojos y duermete.

Pinocho cerró los ojos y se hizo el dormido. Y mientras fingia dormir, Goro, con un poco de cola que echó en una cáscara de huevo, le colocó los pies en su sitio; y tan perfectamente los colocó, que ni siquiera se notaba la juntura.

Apenas el muñeco se encontró con que tenía unos pies nuevos, se tiró de la mesa en que estaba tendido y comenzó a dar saltos y cabriolas como si se hubiera vuelto loco de alegría.

--Para poder pagar a usted lo que ha hecho por mí--dijo Pinocho a su papá--, desde este momento quiero ir a al escuela.

--¡Muy bien, hijo mío!

--Sólo que para ir a la escuela necesito un traje.

Goro, que era pobre y no disponía de un perro chico, le hizo un trajecillo de papel rameado, un par de zapatos de corteza de árbol y un gorrito de miga de pan.

Pinocho corrió inmediatamente a contemplarse en una jofaina llena de agua, y tan contento quedó, que dijo pavoneándose:

--¡Anda! ¡Parezco enterarnente un señorito!

--Es verdad-- replicó Goro--; pero ten presente que los verdaderos señores se conocen más por el traje limpio que por el traje hermoso.

--¡A propósito! --interrumpió el muñeco--. Todavía me falta algo para poder ir a la escuela: me falta lo más necesario.

--¿Qué es?

--Me falta una cartilla.

--Tienes razón. Pero, ¿dónde la sacamos?

--Pues sencillamente: se va a una librería y se compra.

--¿Y el dinero?

--Yo no lo tengo.

--Ni yo tampoco --dijo el buen viejo con tristeza.

Y aunque Pinocho era un muchacho de natural muy alegre, se puso también triste; porque cuando la miseria es grande y verdadera, hasta los mismos niños la comprenden y la sienten.

--¡Paciencia! --gritó Goro al cabo de un rato, poniendose en pie; y tomando su vieja chaqueta, llena de remiendos y zurcidos, salió rápidamente de la casa.

Poco tardó en volver, trayendo en la mano la cartilla para su hijito; pero ya no tenía chaqueta.

Venía en mangas de camisa, aunque estaba nevando.

¿Y la chaqueta, papá?

--¡La he vendido!

--¿Por qué?

--¡Porque me daba calor!

Pinocho comprendió lo que había sucedido, y conmovido y con los ojos llenos de lágrimas, se abrazó al cuello de Goro y empezó a darle besos, muchos besos.

CAPITULO IX

Pinocho vende su cartilla para ver una función en el teatro de muñecos.

Cuando ya cesó de nevar, tomó Pinocho el camino de la escuela, llevando bajo el brazo su magnífica cartilla nueva. Por el camino iba haciendo fantásticos proyectos y castillos en el aire, a cuál más espléndidos.

Decía para su coleto:

--Hoy mismo quiero aprender a leer; mañana, a escribir, y pasado, las cuentas. En cuanto sepa todo esto ganaré mocho dinero y con lo primero que tenga le compraré a mi papíto una buena chaqueta de paño. ¿Qué digo de paño? ¡No; ha de ser una chaqueta toda bordada de oro y plata, con botones de brillantes! ¡Bien se lo merece el pobre! ¡Es muy bueno! Tan bueno que para comprarme este libro, y que yo aprenda a leer, ha vendido la única chaqueta que tenía y se ha quedado en mangas de camisa con este frío. ¡La verdad es que sólo los padres son capaces de estos sacrificios!

Mientras iba discurriendo de este modo y hablando para sí, le pareció sentir a lo lejos una música de pífanos y bombo: ¡Pi-pi-pi, pi-pi-pi, pom-pom, pom-pom!

Se detuvo y se puso a escuchar. Aquellos sonidos venian por una larga calle transversal que conducía a un paseo orilla del mar.

--¿Qué será esa música? ¡Qué lástima tener que ir a la escuela, porque si no!...

Permaneció un instante indeciso, sin saber qué hacer; pero no había mas remedio que tomar una resolución: ir a la escuela, o ir a la música.

Por fin se decidió el monigote, y encogiendose de hombros, dijo:

--¡Bah! ¡Iremos hoy a la música, y mañana a la escuela! Asi como así, para ir a la escuela siempre hay tiempo de sobra!

Y tomando por la calle transversal, echó a correr. A medida que iba corriendo sentía más cercanos los pifanos y el bombo: ¡Pi-Pi-pi, pi-pi-pi; pom-pom, pom-pom!

De pronto desembocó en una plazoleta llena de gente arremolinada en torno de un gran barracón de madera, cubierto de tela de colores chillones.

--¡Qué barracón es ese! --preguntó Pinocho a un muchacho que vio al lado suyo.

--Lee el cartel.

--Lo leería con mucho gusto, pero es el caso que hoy precisamente no puedo todavía.

--¡Buen lila estás hecho! Yo te lo leeré. ¿Ves esas letras grandes encarnadas? Pues, mira, dicen: GRAN TEATRO DE MUÑECOS.

--¿Hace mucho que ha empezado la función?

--Va a empezar ahora mismo.

--¿Cuánto cuesta la entrada?

--Veinte céntimos.

Pinocho, que ya estaba dominado por la curiosidad, dijo descaradamente al otro muchacho:

--¿Ouieres prestarme veinte céntimos hasta mañana?

--Te los prestaría con mucho gusto-- contestó el otro con tono zumbón y remedando a Pinocho--; pero es el caso que hoy precisamente no puedo.

--Te vendo mi chaqueta por veinte céntimos-- dijo entonces el muñeco.

--¿Y qué quieres que haba yo con esa chaqueta de papel pintado! Si te llueve encima, no tendrás el trabajo de quitártela, porque se caerá ella sola.

--¿Quieres comprarme mis zapatos?

--Sólo sirven para encender fuego.

--¿Cuánto me das por el gorro?

--¡Vaya un negocio! ¡Un gorro de miga de pan! ¡Me lo comerían los ratones en: la misma cabeza!

Pinocho estaba ya sobre ascuas. Pensaba hacer una última proposición; pero le faltaba valor, dudaba, quería intentarlo, volvía a vacilar. Por último se decidió y dijo:

Quieres darme veinte céntimos por esta cartilla nueva

--Yo soy un niño y no compro nada a los demás niños-- contestó el otro, que tenía más juicio que Pinocho.

--¡Yo compro la cartilla por veinte céntimos!-- dijo entonces un trapero que escuchaba la conversación.

Y de esta manera fue vendida aquella cartilla, mientras que el pobre Goro estaba en mangas de camisa y tiritando de frío, por haber vendido su única chaqueta para comprar el libro a su hijo.

CAPITULO X

Los muñecos del teatro reconocen a su hermano Pinocho y le reciben con las mayores demostraciones de alegría; pero en lo mejor de la fiesta aparece el amo de los muñecos, Tragalumbre, y Pinocho corre peligro de terminar sus aventuras de mala manera.

Cuando entró Pinocho en el teatro de los muñecos, ocurrió algo que produjo casi una revoluclon.

Empecemos por decir que el telón estaba levantado y que había empezado la función.

Estaban en escena Arlequín y Polichinela, que disputaban acaloradamente, y que, según costumbre, de un momento a otro acabarían repartiéndose un cargamento de estacazos y bofetadas.

El público seguía con gran atención la escena, prorrumpiendo en grandes risas al ver aquellos dos muñecos que gesticulaban y se insultaban con tanta propiedad, que parecían realmente dos seres racionales, dos personas de carne y hueso.

Pero de pronto deja Arlequín de recitar su parte y volviéndose frente al público, señala con la mano el fondo de la sala y empieza a vociferar con grandes gestos y tono dramático:

--¡Oh! ¡Ah! ¡Qué veo! ¡Cielos! ¿Es ilusión de mi mente acalorada o delirio insano de la fantasía? ¡Sí, es él! ¡¡Él!! ¡¡¡Pinocho!!!

¡Él es! ¡Es él! ¡Pinocho! --dijo Polichinela.

--¡Es él, no hay duda!-- chilló Colombina, asomando la cabeza entre bastidores.

--¡Es Pinocho! ¡Es Pinocho!-- gritaron a coro los demás muñecos de la compañía, saliendo al escenario--. ¡Es nuestro hermano Pinocho! ¡Viva Pinocho! ¡Vivaaa...!

--¡Pinocho, ven acá!-- gritó Arlequín--. ¡Ven a los brazos de tus hermanos de madera!

Al oír tan amable invitación, no pudo contenerse Pinocho, y en tres saltos pasó desde la entrada general a las butacas; de las butacas a la cabeza del director de orquesta, y de la cabeza del director de orquesta al escenario.

¡Que de abrazos! ¡Qué de besos! ¡Qué de achuchones, palmaditas y hasta pellizcos de amistad, de afecto, de alegría! Es imposible figurarse el bullicio y el jaleo que produjo la triunfal entrada de Pinocho en aquella companla dramática de madera.

No hay que decir que el espectáculo era conmovedor; pero el público de la entrada general, viendo que la comedia no seguía, se impacientó y empezó a gritar:

--¡Que siga la comedia! ¡Queremos la comedia!

Todo fue inútil, porque los muñecos, en vez de continuar desempeñando sus papeles en la comedia, redoblaron sus gritos y algazara, y tomando a Pinocho en hombros, empezaron a pasearle triunfalmente por delante de las candilejas.

Entonces salió el dueño del teatro, un hombrazo tremendo, y tan feísimo que sólo verle daba miedo. Tenía unas enormes barbas negras como la pez, y tan largas, que llegaban hasta el suelo. ¡Como que se las pisaba al andar! Su boca era grande como un horno, sus ojos parecían dos faroles rojos encendidos. Llevaba en las manos unas disciplinas, hechas de serpientes y rabos de zorros.

Ante aquella inesperada aparición, todos los muñecos enmudecieron.

Se hubiera oído el vuelo de una mosca. Los pobres muñecos y muñecas tiritaban de miedo.

--¿Por qué has venido a armar este jaleo en mi teatro?-- preguntó a Pinocho aquel gigante con vozarrón terrible.

--Crea usted, señor, que no ha sido culpa mía.

--¡Basta ya! Después ajustaremos nuestras cuentas!-- dijo el empresario, metiendo a Pinocho detrás de las bambalinas y colgándole de un clavo.

Terminada la función, el dueño del teatro se fue a la cocina, en la cual estaba preparando su cena: un carnero cebón atravesado en un asador, que giraba lentamente sobre el fuego. Pero como faltaba algo de leña para que el asado estuviera en su punto y bien dorado, llamó a Arlequín y a Polichinela, y les dijo:

--Traedme en seguida aquel muñeco que dejé colgado de un clavo. Me parece que está hecho de madera bien seca, y estoy seguro de que en cuanto le echemos al fuego dará una buena llama para terminar el asado.

Arlequín y Polichinela dudaron al principio; pero, aterrorizados ante una colérica mirada de su dueño, obedecieron. Salieron de la cocina, y al poco tiempo llevaronn en sus brazos al pobre Pinocho, que revolviéndose como una anguila que se saca del agua, chillaba desesperadamente:

--¡Papá, papá, sálvame! ¡Yo no quiero morir! ¡No! ¡No! ¡No quiero! ¡Papá, papá...!

P.D. DE NINO...Proximamente las capitulos...Esten pendientes.