N O C H E H A D A S

 

N O C H E H A D A S

Una niña dormía con su ventana abierta en las noches calientes. Por la ventana entraba el perfume de un bosque cercano. Y en el bosque vivían unas hadas.

Las hadas volaban junto a la ventana de la niña dormida y soltaban un polvo mágico que producía sueños dulces y bellos a la niña.

En el bosque había un hongo que era amigo de todos pero cansaba a las flores,a las hadas y a los animalitos, de tanto decir tonterías y mentiras.

Como si fuera poco le gustaban las charlas pesadas. Y soltaba un polvillo mágico que producía efectos raros. Aspirar este polvo daba pesadillas.

Una noche el viento llevó polvo del hongo hasta la niña y esta tuvo una pesadillita que dañó los sueños hermosos que enviaban las hadas.

Una tarde las haditas estaban dormidas dentro de las flores. Y el hongo necio decidió jugarles una broma pesada. Entonces mandó unas moscas amigas a echarles polvo de hongo encima a las haditas.

El hongo tonto creyó que las hadas iban a tener y a repartir pesadillas. Pero un hada es un ser muy tierno y maravilloso y a prueba de malos sueños.

Sin embargo algo sucedió y cuando las hadas se levantaron al ocultarse el sol se pusieron a bailar. No los bailes suaves y lentos de las hadas, sinó que era un baile frenético, acelerado y loco.

Y se olvidaron de su trabajo de repartir bellos sueños y cuidar de la naturaleza en la noche. Todas bailaban a la luz de la luna y ellas mismas daban lucecita.

Y las haditas brincaban y pateaban encima del hongo mentiroso causandole mucha incomodidad, y sin oir peticiones de este para que se bajaran.

Esa noche la niña durmió sin sueños, ni pesadillas. Pero se despertó antes de salir el sol y miró por su ventana. La niña vió unas pequeñas luces que giraban y giraban dentro de las matas y arbustos del bosque.

Serán luciérnagas ? - pensó la niña. O serán haditas ? - se preguntó después. Quién me dijo que las haditas dan luz ? . O fue que lo soñé ?.....