Matrioska

Autor: POPULAR RUSO

En mi familia ya hemos perdido el acento y nadie diría que nuestros lejanos antecedentes habían nacido en la extensa estepa meridional que se extiende entre el Báltico y los Urales. Pero así fue. El último de la prole que aún vivió y amó en Caricín, en la ribera del Volga, fue nuestro tatarabuelo Seguei. Duras son las razones por las que tuvo que abandonar sus raíces, y extrañas, quizá, las que le llevaron a asentarse en España y unir sus lazos a la meseta castellana... Desde entonces, durante las últimas cuatro generaciones, de padres a hijos, siempre nos ha gustado transmitir la historia de nuestro tatarabuelo. El viejo Seguei había nacido al sur de la ribera oriental del Volga, cerca de la región del Caúcaso. Como sus padres, y los padres de sus padres, y aún incluso los padres de éstos, el viejo Serguei había dedicado su vida a transformar la madera. Como ya habréis imaginado, era carpintero. Fabricaba desde muebles a hermosos juguetes, caballos de cartón y móviles, pasando por silbatos tallados y hasta instrumentos musicales. Cada semana, nuestro tatarabuelo, salía a recoger la madera necesaria para sus jornadas de trabajo. La seleccionaba de forma precisa, y de una sola ojeada, sabía para qué podría ser utilizada. Aquella noche había caído una abundante nevada. Sin embargo, cuando los primeros rayos perezosos de sol comenzaron a despertar, y pese al frío que helaba hasta el aliento, Seguei salió de la cabaña y recorrió lentamente el camino hacía el bosque. El suelo y las hojas de los árboles aparecían completamente pintados por la inmaculada nevada y aún incluso los rayos del sol, que empezaban a despuntar, reflejaban y le deslumbraban con su luz blanquecina. Serguei recorrió un largo camino y no encontró más que pequeños maderos y tronchones que, como mucho le servirían para azuzar la estufa de la casa. Aquel no parecía que fuera a ser un día productivo porque los empleados de los grandes aserraderos no habían dejado ningún tronco olvidado o podrido. De pronto, en un claro del bosque, el viejo Serguei se fijó en un montón de nieve que sobresalía en el llano. Se acercó pensando que se trataría de un animal agazapado y al agacharse vió el más hermoso de los troncos que nunca antes había recogido. La madera, blanquecina, parecía brillar bajo los primeros rayos y del grueso del tronco surgía un halo de vida, casi tan intenso como el de los oseznos al nacer. Serguei cogió con todas sus fuerzas el tronco en sus manos y lo llevó a casa. Pero, así, con aquella fuerza que desprendía, el viejo Serguei no sabía qué fabricar con él. Debía ser, sin duda, algo muy especial. Durante los siguientes dos días, con sus respectivas noches, Serguei no podía comer, ni dormir, ni trabajar. Tal era su obsesión por aquel tronco. Finalmente, una mañana, cuando había caído rendido por el cansancio, despertó y decidió, sin más, que fabricaría una muñeca. Aquel mismo día, puso el tronco sobre la mesa de trabajo y empezó a tallarla suave y delicadamente. El trabajo, arduo, duró más de una semana y cuando la terminó Serguei se sintió tan orgulloso de su obra que decidió no ponerla en venta y la guardó consigo... sin, duda, para que le acompañara en su soledad. Le puso por nombre Matrioska. Cada mañana, Serguei se levantaba y la saludaba cortésmente antes de iniciar sus tareas: -Buenos días, Matrioska-. Un día tras otro repetía la misma cantinela, hasta que, de pronto, una mañana un tenue susurro le respondió: -Buenos días, Serguei-. El viejo Serguei se quedó tremendamente impresionado y repitió: -Buenos días, Matrioska- ... -Buenos días, Segueí-, le contestó la muñeca, en un hilo de voz. Maravillado, Seguei se acercó a la muñeca para comprobar que era ella quien hablaba y no sus viejos oídos los que le jugaban una mala pasada y, desde aquel día, vio acompañada su soledad por la pequeña Matrioska, que era un pozo de palabras y risas, y le distraía y alegraba en su trabajo diario. Eso sí, Matrioska sólo hablaba, cuando los dos, carpintero y muñeca, estaban solos. Una mañana Matrioska despertó muy triste. Serguei, que no tenía un pelo de tonto, había venido observando la tristeza en los ojos de la muñeca desde hacía varias semanas. Tras mucho rogarle, Matrioska, un poco avergonzada le explicó que ella veía cada día por la ventana los pájaros con sus crías, los osos con sus oseznos, y hasta las orugas parecías verse perseguidas por millones de oruguitas que se enganchaban unas a otras formando una gran cordada... –Incluso tú- apuntó Matrioska –tú me tienes a mí, pero yo también querría tener una hija-. -Pero entonces- respondió Serguei- tendría que abrirte y sacar la madera de dentro de ti, y sería doloroso y nada fácil- -Ya sabes que en la vida, las cosas importantes, siempre suponen pequeños sacrificios-, respondió la dulce Matrioska. Y así fue como el viejo Seguei abrió a Matrioska y extrajo cuidadosamente la madera de su interior para hacer una muñeca, casi gemela, pero un poco más pequeña a la que llamó Trioka. Desde aquel día, cada mañana, al levantarse, saludaba: -Buenos días, Matrioska; Buenos días, Trioska- -Buenos días, Serguei; Buenos días, Serguei-, respondían ellas al unísono. Ocurrió que también Trioska sintió la necesidad de ser madre. De modo que el viejo Serguei extrajo la madera de su interior y fabricó una muñeca, aún más pequeña, a la que puso por nombre Oska. Al cabo de un tiempo también Oska quería tener su propia hija, pero al abrirla Serguei se dio cuenta que sólo quedaba un mínimo pedazo de madera, tan blanca como el primer día, pero del tamaño de un garbanzo. Sólo una muñeca más podría fabricarse. Entonces el viejo Serguei tuvo una gran idea. Fabricó un pequeño muñeco, y antes de terminarlo, le dibujó unos enormes bigotes y lo puso ante el espejo diciéndole: -Mira Ka,... tú tienes bigotes. Eres un hombre, o sea que recuerda que no puedes tener un hijo o una hija de dentro de ti-. Después abrió a Oska. Puso a Ka dentro de Oska. Cerró a Oska, abrió a Trioska. Puso a Oska dentro de Trioska. Cerró a Trioska, abrió a Matrioska. Puso a Trioska dentro de Matrioska y cerró a Matrioska. Y esta es la historia de mi tatarabuelo Seguei y su muñeca Matrioska. Cuando Seguei vino a España, Matrioska desapareció y nunca la hemos vuelto a encontrar. Pero estoy seguro de que estará en alguna tienda de antigüedades o en la estantería de alguna vieja librería. Si la encontráis no dudéis nunca en darle en mayor cariño, porque ella no dudó en hacer el mayor de los sacrificios por alcanzar algo tan importante como la maternidad.