JUAN Y LOS FRIJOLES MAGICOS

 

JUAN Y LOS FRIJOLES MAGICOS

Autor : ?

JUAN Y LOS FRIJOLES MAGICOS

Erase una vez una pobre viuda sola con su hijo único, Juan. Eran tan pobres que solo tenían leche y pan para comer. Un día se vieron en la necesidad de vender la única vaca que tenían.

Lleva la vaca al pueblo - dijo la madre a su hijo-, y trata de obtener un buen precio.

-Deacuerdo, madre- respondió Juan.

El joven se dirigió hacia el pueblo para vender la vaca. Por el camino Juan encontró a un hombre con un traje remendado, una capa y un sombrero de punta adornado con una larga pluma verde.

-¡Que hermosa vaca! -le dijo el extranjero.

-Esta para la venta- respondió Juan. Te la compro respondió el extranjero.

El hombre saltó de la rama en el que estaba sentado, abrió un séquito que tenia colgado al cuello y saco cinco secos de diferentes colores. Juan nunca había visto ese tipo de frijoles.

-¿Frijoles?- pregunto Juan vacilante.

-Son todavía mejores que el dinero- respondió el extranjero-. Estos no son frijoles comunes; son mágicos.

Como Juan no desconfiaba de la gente, le creyó al extranjero y acepto los frijoles a cambio de la vaca.

-¿En que estabas pensando Juan? -gritó la madre cuando su hijo le mostró los frijoles mágicos. ¡Ahora no tenemos ni vaca ni dinero! ¡Que tonto eres!

De un gesto furioso, la pobre mujer lanzó los frijoles por la ventana y envío a Juan a la cama sin darle tan siquiera un trozo de pan.

Avergonzado, Juan no lograba conciliar el sueño. "Tengo que encontrar una forma de recuperar la vaca", se dijo.`

A la mañana siguiente, Juan corrió al jardín para buscar los frijoles mágicos. Cual no seria su sorpresa que al descubrir que durante la noche, los frijoles habían germinado y crecido tan alto que se perdían en las nubes.

Me será muy fácil subir, penso Juan, y decidió ir a ver donde conducía el tallo de los frijoles mágicos. Comenzó a subir hasta que al mirar hacia abajo, vio su casa tan pequeña como una casa de muñecas.

Sin embargo por mas que subía. No alcanzaba a ver el final de la planta de frijol. Pero como estaba decidido a llegar, continuo trepando sin atreverse a mirar abajo por temor a marearse.

Juan llegó por fin a lo mas alto de la planta y miro a través de una enorme nube y vio un país maravilloso.

-¿Dónde estoy?- se preguntó.

En eses momento un hada azul apareció delante de sus ojos.

-¿Ves ese castillo? -le preguntó-. Antes perteneció a un valiente caballero. Pero una noche, mientras dormía, un ogro lo mato y se apodero del castillo. Por fortuna, la esposa del caballero y su hijo, que estaban ausentes en ese momento del drama pudieron salvarse.

-Esa señora es tu madre Juan, y tú eres el heredero del castillo.

-¿Mi padre era un caballero? -preguntó Juan con los ojos muy abiertos.

-Si, hijo mío - respondió el hada azul. Y ahora, es tiempo de que recuperes lo que te pertenece para que se lo des a tu madre.

Diciendo esto el hada desapareció entre una nube.

Que extraño lugar -se decía Juan mientras se dirigía hacia el castillo.

Cuando llego a la entrada tuvo mucho miedo. Las enormes puertas estaban abiertas y una tenue luz llegaba del interior.

Juan sintió un olor de carne asada. "No debo tener miedo", se dijo Juan, y entro en punta de pies. Camino hasta un gran salón donde había una enorme mesa y un enorme sillón. Se disponía a dar otro paso cuando oyó otro ruido como un trueno y ene ese momento el piso se puso a temblar como un barco mecido por la tempestad. Juan sintió tanto miedo, que corrió a esconderse.

Era el ogro que llegaba. Era tan grande que su cabeza casi tocaba el techo. Tenia un aspecto cruel y malvado y cuando abrió la boca, Juan vio que tenia dientes afilados como cuchillas.

-Grrr..., huelo a carne humana -gruñó el gigante

-¡Imposible!- respondió su esposa desde la cocina -. El olor que te llega es el de tu comida. Siéntate y te la serviré -le dijo mientras colocaba sobre la mesa veinticinco pollos asados.

El ogro comía con voracidad y bebía enormes cantidades de vino. Juan lo observaba por el ojo de la cerradura temblando de miedo.

Saciado su apetito, el ogro, el ogro le pidió a su esposa que le llevara la gallina de los huevos de oro. La mujer regresó con una gallina parda que coloco sobre la mesa.

-¡Pon!- le ordeno y la gallina puso inmediatamente un huevo de oro. El ogro soltó una risotada de satisfacción que hizo temblar todo el castillo.

--Pon- grito nuevamente. Y la gallina puso otro huevo de oro.

Al cabo de un rato, el ogro bajo la gallina al suelo y se quedo profundamente dormido. Juan, sin perder un segundo, cruzó de puntillas la habitación, se apodero de la gallina y salió huyendo.

Después corrió hacia la mata de frijol y bajo por ella lo más rápido que pudo.

-¡Mamá! ¡Mama!-. Mira esta gallina. ¡Es una gallina mágica!

-Al fin podré preparar una deliciosa cena -exclamó la madre de Juan.

- ¡Oh no, mama! No la puedes cocinar. ¡Pone huevos de oro! Dijo Juan mientras la colocaba sobre la mesa.

La gallina puso inmediatamente un huevo de oro, Juan le contó a su madre la historia del ogro y del hada azul. Al oír esto, la mujer inclino la cabeza.

-Es cierto hijo mío. Tu padre era un valiente caballero.

-Entonces, voy a regresar a allá arriba -decidió Juan.

Y antes que su madre tuviera tiempo de detenerlo, Juan comenzó a trepar nuevamente por la mata de frijol.

Juan se encontró de nuevo en el castillo y corrió a esconderse.

-Grrr... ¡huelo a carne humana! Gritó el ogro- me encantan los niños asados -dijo a su esposa.

-Pues bien tu no harás asar uno en esta casa -respondió la mujer-. No he visto a un niño aquí desde hace siglos. Debe ser el olor del cordero asado. Siéntate y te lo traeré inmediatamente.

Juan vio como el ogro devoraba seis corderos. Cuando hubo terminado, pidió cuatro litros de vino que bebió en un santiamén.

Una vez satisfecho su apetito, empezó a contar las monedas de oro que tenia en un saco. Este trabajo le tomo mucho tiempo porque no sabia contar muy bien. Juan vio otros sacos con monedas que estaban amontonados en el suelo.

El ogro, muy cansado, instaló un arpa de oro frente a él.

- Toca una canción de cuna- le ordenó.

El arpa empezó a tocar la más hermosa melodía que Juan había escuchado en su vida.

Cuando el ogro empezó a roncar, Juan salió con mucho cuidado de su escondite, agarró un saco con monedas de oro, el arpa y empezó a correr hacia la mata de frijol.

Pero una sorpresa lo esperaba: el arpa comenzó a gritar:

-¡Auxilio amo sálveme!

-No grites por favor. No te haré ningún daño- le suplico Juan.

Pero era demasiado tarde. El ogro se despertó, se levanto de su asiento y de un salto llego a la puerta. Al descubrir al ladronzuelo, grito tan fuerte que varios relámpagos rasgaron el cielo.

Juan era muy ligero, pero el ogro con sus zancadas estaba cada vez mas cerca y casi lo atrapa, pero por fortuna tropezó contra una piedra y cayo al suelo cuan largo era.

Juan se precipito hacia la mata de frijol y comenzó a bajar apresuradamente por ella. Cuando llego a su jardín, alzo la vista y se dio cuenta que el ogro se disponía a bajar tras él.

-¡Rápido madre! -gritó Juan- ¡Tráeme el hacha!

Su madre corrió hacia él, con el hacha en la mano. En el preciso momento en que el ogro asió el tallo el corte certero de Juan lo hacia desplomar con el pesado ogro aferrado a él.

--¡Apártate madre!- grito Juan.

En cosa de segundos, el ogro cayo estrepitosamente al fondo de un barranco perdiendo la vida instantáneamente. Quedo en el aire una gran polvareda y el eco del ultimo rugido del malvado. El larguisimo tallo parecía una enorme serpiente verde reposado en el suelo.

Juan y su madre no se habían recuperado del susto, cuando apareció delante de ellos el hada azul.

-Eres tan valiente como tu padre- le dijo- y mereces que se te devuelva tu castillo y sus riquezas.

En ese momento el castillo se materializo en el mismo lugar donde antes se encontraba su choza.

El arpa empezó a tocar complacida al reconocer el rostro de la madre de Juan. Los ojos de esta ultima se iluminaron de felicidad y hasta sus arrugas desaparecieron. Por primera vez en muchos años pudo sonreír.

Gracias a las monedas y a los huevos de oro, Juan y su madre vivieron en abundancia. Para completar su felicidad, la hermosa arpa de oro lleno sus corazones de gozo.

FIN