GUSTAVITO EL PATITO ALEGRE

  (Enviado por Paqui, de Valencia)

 

Ahí viene la Sra. Tortuga

-         Buenos días Gustavito ¿qué tal estas hoy?

-         Buenos días Tortuguita. Hoy muy contento estoy.

-         ¿Y como estás tan contento si no tienes que comer?

-         Eso no es problema tortuguita porque ya comí ayer. No necesito comida todos los días, me conformo con comer.

-         Ah muy bien Gustavito, me alegra que estés bien.

 

Ahí viene Doña Paloma

-         ¡Hola Gustavito!

-         Buenos días Paloma

-         ¿Qué tal estás hoy?

-         Pues la verdad es que muy contento estoy.

-         ¿Y como estás tan contento si no puedes volar?

-         Eso no es problema Sra. Paloma porque yo se nadar y me lo paso muy bien aquí en el mar.

 

Ahí viene don camaleón

-         Que tal Gustavito ¿cómo estás hoy?

-         Hola Don Camaleón, pues muy contento estoy.

-         ¿Y como estás tan contento si nunca cambias de color?

-         Eso no es problema Don Camaleón me gusta mucho mi color y me conformo tal y como soy.

 

Ahí vienen las hormiguitas

-         ¡¡Hola Gustavito!!

-         Hola hormiguitas, que apresuradas vais ¿no?

-         Si Gustavito, y tu ¿qué tal estás hoy?

-         Hoy muy contento estoy

-         ¿Y como estás tan contento si no vas a trabajar?

-         Eso no es problema Hormiguitas porque así tengo todo el día libre para nadar y jugar

 

Ahí viene el Sr. Caracol

-         ¡Hola Sr. Caracol!

-         ¡Hola Gustavito! Dime..¿ qué tal estás hoy?

-         Muy contento estoy.

-         ¿Y como estás tan contento si no tienes donde vivir?

-         Eso no es problema Sr. porque en todo el lago puedo vivir yo.

 

Ahí viene Doña Mariposa

-         ¡Hola Gustavito! ¿Qué tal? ¿Cómo estás hoy?

-         ¡Hola! Pues muy contento estoy

-         ¿Y como estás tan contento si tienes un ala rota?

-         Eso no es problema Doña Mariposa porque todavía puedo usar la otra.

 

Ahí viene el Gorrión

-         Buenos días Gustavito

-         Buenos días Gorrión

-         ¿Qué tal estas hoy?

-         Pues muy contento estoy Gorrión

-         ¿Y como estas tan contento si siempre estas solo?

Y Gustavito se calló.

-                             ¿Qué pasa Gustavito?, te has puesto tan triste y tu siempre estás muy alegre.

-         Pero es que.. no tengo con quien compartir mi alegría..

-         Pero Gustavito, eso no es problema, ¡puedes compartirla conmigo!

 

 

Y desde entonces Gustavito siempre estuvo contento porque ya tenía con quien compartir su alegría.