El perro y el carnicero

Penetró un perro en una carnicería, y notando que el carnicero estaba muy ocupado con sus clientes, cogió un trozo de carne y salió corriendo. Se volvió el carnicero, y viéndole huir, y sin poder hacer ya nada, exclamó:

-- ¡ Oye amigo ! allí donde te encuentre, no dejaré de mirarte !

No esperes a que suceda un accidente para pensar en cómo evitarlo.

 

Volver a la página principal