El lobo y el labrador

Llevó un labrador su yunta de bueyes al abrevadero.

 Caminaba por ahí cerca un lobo hambriento en busca de comida. 

Encontró el lobo el arado y empezó a lamer los bordes del yugo, y  enseguida y sin darse cuenta terminó por meter su cabeza adentro. Agitándose como mejor podía para soltarse, arrastraba el arado a lo largo del surco. 

Al regresar el labrador, y viéndolo en esta actividad  le dijo:

-- ¡ Ah, lobo ladrón, que felicidad si fuera cierto que renunciaste a tu oficio y te has unido a trabajar honradamente la tierra !

A veces, por casualidad o no, los malvados parecieran actuar bien, mas su naturaleza siempre los delata.

 

Volver a la página principal