El león y el ciervo

Estaba un león muy furioso, rugiendo y gritando sin ninguna razón.

Lo vio un ciervo a prudente distancia y exclamó:

-- ¡ Desdichados de nosotros, los demás animales del bosque, si cuando el león estaba  sosegado nos era tan insoportable,
¿ de que no será capaz estando en la forma que está ahora ?

Cuidémonos de no dar nunca poder  a los irascibles y dañinos, pues si ya sin motivo nos dañan, más lo harán si por cualquier causa se sienten inconformes.

 

Volver a la página principal