La cabra y el cabrero

Llamaba un cabrero a sus cabras para llevarlas al establo.

Una de ellas, al pasar por un rico pasto se detuvo, y el cabrero le lanzó una piedra, pero con tan mala suerte que le rompió un cuerno. Entonces el cabrero le suplicó a la cabra que no se lo contara al patrón, a lo que la cabra respondió:

-- ¡ Quisiera yo quedarme callada, mas no podría ! ! Bien claro está a la vista mi cuerno roto.

Nunca niegues lo que bien se ve.