Fábulas de Esopo Sobre las Ranas

 

Fábulas de Esopo Sobre las Ranas


Las ranas y el pantano seco

Vivían dos ranas en un bello pantano, pero llegó el verano y se secó, por lo cual lo abandonaron para buscar otro con agua. Hallaron en su camino un profundo pozo, y al verlo, dijo una rana a la otra:

-- Amiga, bajemos las dos a este pozo.

-- Pero, y si también se secara el agua de este pozo, -- repuso la segunda --, ¿ Cómo piensas que subiremos luego ?

Al tratar de emprender una acción, analiza primero las consecuencias de ella.


Las ranas del pantano y del camino

Vivía una rana felizmente en un pantano profundo, alejado del camino, mientras su vecina vivía muy orgullosa en una charca al centro del camino.

La del pantano le insistía a su vecina que se fuera a vivir al lado de ella; que allí estaría mejor y más segura.

Pero no se dejó convencer, diciendo que le era muy difícil abandonar una morada donde ya estaba establecida.

Y sucedió que un día pasó por el camino un carretón y la aplastó.

Si tienes la oportunidad de mejorar tu posición, no la rechaces.


Las ranas pidiendo rey

Cansadas las ranas del desorden y anarquía en que vivían, mandaron una delegación a Zeus para que les enviara un rey.

Zeus, atendiendo su petición, les envió un grueso leño a su charca.

Espantadas las ranas por el ruido del leño al caer, se escondieron donde mejor pudieron. Por fin, viendo que el leño no se movía más, fueron saliendo a la superficie y empezaron a sentir tan gran desprecio por el nuevo rey, que brincaban sobre él y se sentaban encima, burlándose sin descanso.

Sintiéndose humilladas por tener de monarca a un simple madero, volvieron donde Zeus, pidiéndole que les cambiara al rey, pues éste era demasiado tranquilo.

Indignado Zeus, les mandó una serpiente de agua que, una a una, las atrapó y devoró a todas.

A la hora de elegir los gobernantes, es mejor escoger a uno sencillo y honesto, en vez de a uno muy emprendedor pero malvado.


La rana que decía ser médico y la zorra

Gritaba un día una rana desde su pantano a los demás animales:

-- ¡ Soy médico y conozco muy bien todos los remedios !

La oyó un zorra y le reclamó:

-- ¿ Cómo anuncias ayudar a los demás, cuando tú misma cojeas y no te curas ?

Nunca proclames ser lo que no puedes demostrar con el ejemplo.


La rana gritona y el león

Oyó un león el croar de una rana, y se volvió hacia donde venía el sonido, pensando que era de algún animal muy importante.

Esperó un tiempo, y cuando vio a la rana que salía del pantano, se acercó y la aplastó diciendo:

-- ¡ Tú tan pequeña y lanzando esos tremendos gritos !

Quien mucho habla, poco es lo que dice.