El Estofado del Lobo

 

El Estofado del Lobo

Había una vez un lobo al que le gustaba comer más que cualquier otra cosa en el mundo. Apenas terminaba una comida, empezaba a pensar en la próxima.

Un día, al lobo le dio antojo de estofado de pollo. Pasó el día en el bosque buscando un pollo apetitoso y finalmente vio una gallina. "¡ Ah ! es justo lo que necesito". El lobo acechó a su presa hasta que la tuvo cerca, pero cuando ya la iba a agarrar ... se le ocurrió otra idea.

"Si hubiera forma de engordar esta ave un poco más, tendría más carne para comer", se dijo. El lobo corrió a casa y se puso a cocinar.

Primero hizo cien deliciosos panqueques, y por la noche los dejó en la puerta de la casa de la gallina. - Come bien, gallinita querida. ¡ ponte gorda y sabrosa para mi estofado !

La noche siguiente, le llevó a la gallina cien apetitosas rosquillas.

- Come bien, gallinita mía. ¡ ponte gorda y sabrosa para mi estofado !, le dijo.

Al día siguiente le llevó un apetitoso pastel, que pesaba más de cien kilos, y relamiéndose le dijo:

- Come bien, gallinita linda. ¡ ponte gorda y sabrosa para mi estofado !

- Por fin llegó la noche que el lobo había estado esperando. Puso una enorme olla al fuego y salió alegremente a buscar su comida. "Esa gallinita debe estar tan gorda como un balón", pensó. "Voy a verla".

Pero apenas se asomó a espiar por el ojo de la cerradura ... la puerta se abrió y la gallina cacareó:

- ¡ Ah ! ¡ Así que era usted, señor lobo !

- ¡ Niños, niños !, los panqueques, las rosquillas y ese exquisito pastel no eran un regalo del Niño Dios. Los trajo el Tío Lobo.

Los pollitos agradecidos saltaron sobre el lobo y le dieron cientos de besitos.

- ¡ Gracias, gracias, Tío Lobo ! ¡ Eres el mejor cocinero del mundo !

El Tío Lobo no comió estofado esa noche, pero Mamá Gallina le preparó una cena deliciosa. "No he comido estofado de pollo, pero he hecho felices a los pequeñuelos", pensó mientras volvía a casa. "Tal vez mañana les prepare cien apetitosas galleticas".

"El Estofado del Lobo", perteneciente al Programa "Vamos a leer un Cuento". Publicación bimensual de la Fundación del Niño, organismo oficial del Gobierno de Venezuela. Año II, Nº 18, 21 de junio de 1998.