UN CUENTO DE CORAZONES CON PATITAS

UN CUENTO DE CORAZONES CON PATITAS

Escrito por Lucre Arrías y dedicado a Iñaki

Estaba cansado, me fuí temprano a la cama. Hacía días que sufría algo de insomnio, y hoy era el primer día que tenia ganas de dormir. Mi cuerpo me estaba pasando factura de mi estrés. Cerré los ojos viendo la mancha de humedad del techo.

Mira que la he querido arreglar. A ver si la semana que viene llamo al constructor. Se me caerá el techo y ni me daré cuenta. Lo único que quería era dormir, así que deje la mancha para otro día, y mi mente se metió en esa ultima imagen. Dormir, solo quiero dormir.

De repente el silencio.

Las horas pasaron, el sol comenzó a entrar por la ventana. Un rayo me llego a los ojos y los abrí. A regañadientes, pero los abrí.

Me costo unos minutos reaccionar, el sueño había sido profundo. Si alguien me hubiera preguntado la hora en ese momento hubiera dicho que solo habían pasado cinco minutos.

Me asuste. ¿Dónde estaba? Debía estar soñando y creía que estaba despierto, otra explicación no había. No reconocía nada de nada. En ese instante, apareció un corazón con patitas y sonriéndome. Si señores, lo que escuchan, un corazón muy rojo, con patitas y sonriéndome. Me quede de piedra.

Hola como estas? Me dijo. Yo flipaba, me lleve las manos a los ojos y de repente me vi las manos. Tenían guantes blancos. Baje la mirada, y me vi los pies. Levante la vista y vi que el corazón con patitas tenía las mismas que yo. Ya no entendía nada. Todo se volvió negro. Y me desmayé.

El agua me hizo reaccionar. Ahí estaba el corazón con patitas.

Hola amigo, cálmate, y comenzó a reír.

Tenia una boca grande y blanca. No dejaba de sonreír, lo que me calmo. Pero bueno como voy a estar calmado, si este sueño es de locos. Me esta sonriendo y hablando un corazón con patitas.

Si, tenés razón, te esta hablando un corazón con patitas, pero mi nombre es Max, encantado. Eso sí, tu también eres un corazón con patitas como dices, mira un espejo, mirate bien.

Yo? venga ya. Me acerco el espejo.

Tenía razón, yo también. Esto era de locos. Eso sí, yo no era rojo, era azul

Y este color? Porque yo soy azul, si los corazones son rojos como tu? Creo.

Porque eres azul? Buena pregunta, a ver si te la puedo contestar. No sé mucho de estas cosas. Pero según me han contado. Los corazones azules son los que tiene todavía separada la cabeza del corazón. Los que piensan una cosa y sienten otra. Los que no son una persona total. Que siente y piensa en concordancia con su vida. Pero tranquilo, porque el 90 % de la gente lo tiene azul, y no se dan cuenta.

Eso como lo sabes tu? Le dije, con una sonrisa socarrona.

Porque si miras a tu alrededor en tu vida, veras que mucha gente siente una cosa y hace lo contrario a ello. Piensa una cosa, y anula sus sentimientos en pos de su vida, y para no tener complicaciones. Así de simple.

Y porque tienen patitas los corazones?

Simple, para salir corriendo. Si lo notas, tu que eres todavía azul y las tiene mas largas que las mías, así correrás más rápido cuando tu cabeza ordene a tu cuerpo que no le haga caso a tu corazón. No tiene más. Pero tranquilo, todavía tienes arreglo, no eres amarillo. Ellos ya no juntaran más su corazón y su cabeza. Los azules lo pueden remediar todavía.

Esto era de locos. Y pregunté...Dime, tú eres uno de esos elegidos, que usan el corazón y la cabeza a la vez? Por eso eres rojo?

Mira te voy a contar un secreto. Yo soy rojo, no-solo por eso, sino porque me caí en un cubo de pintura roja, y siguió riéndose.

Sonó el despertador, me desperté y sonreí, todavía tenía la oportunidad de ser feliz. Menudo sueño.

Fin.