CUENTOS MÍNIMOS

¿Quieres que te cuente un cuento?
Pues aquí tienes un ciento.


Este es el cuento de una ardilla,
te lo cuento y se acaba enseguida.

Un ratoncito iba por un descampado
y este cuentecito se ha acabado.


Esta es la historia de un saltamontes
que salta y baila y siempre se esconde.
¿Sabes tú dónde?

Este es el cuento de un soldado
que no empezó
y ya está acabado.


Había una vez un pollito inglés 
que se fue a Francia
y se volvió francés.

Esto era una vez una serpiente
que se cayó y se partió los dientes.


LA CABRA

(Popular)

En lo alto de una montaña
hay una cabra comiendo, 
levanta la cabeza y dice: 
¡Qué gorda me estoy poniendo!

Había una vez un molinero 
que molía con esmero,
día y noche sin parar,
para que así el panadero
pudiera hacer el pan.


EL RATÓN Y EL ELEFANTE

 (Cuento con moraleja)

Un ratón mordió a un elefante
el cual lo aplastó al instante,
Moraleja:
Ratón que muerde a un elefante 
le quedan pocos años por delante.