¿Y QUIÉN TE ATA?

 

  Angustiado, el discípulo acudió a su instructor espiritual y le preguntó:

  --¿Cómo puedo liberarme, maestro?

  El instructor contestó:

  --Amigo mío, ¿y quién te ata?

 

  *El Maestro dice: La mente es amiga o enemiga. Aprende a subyugarla?