LA IMPERTURBABILIDAD DEL BUDA

 

  Durante muchos años el Buda se dedicó a recorrer ciudades, pueblos y aldeas impartiendo la Enseñanza, siempre con infinita compasión. Pero en todas partes hay gente aviesa y desaprensiva. Así, a veces surgían personas que se encaraban al maestro y le insultaban acremente. El Buda jamás perdía la sonrisa y mantenía una calma imperturbable. Hasta tal punto conservaba la quietud y la expresión del rostro apacible, que un día los discípulos, extrañados, le preguntaron:

  --Señor, ¿cómo puedes mantenerte tan sereno ante los insultos?

  Y el Buda repuso:

  --Ellos me insultan, ciertamente, pero yo no recojo el insulto.

 

  *El Maestro dice: Insultos o halagos, que te dejen tan imperturbable como la brisa de aire al abeto.